¿Está Internet haciéndonos más estrechos de mente?

En lugar de ampliar o desafiar nuestras opiniones y creencias actuales, Internet parece estar contribuyendo a la estrechez mental a través de un proceso llamado “exposición selectiva”. Que es la tendencia a buscar la información que confirma nuestro punto de vista existente, evitando información contraria.

“Tendemos a buscar la información que confirma nuestros puntos de vista”, dijo el Dr. Ivan Dylko, profesor asistente en el Departamento de Comunicación de la Universidad de Buffalo y un experto en efectos de comunicación y tecnología de la comunicación.

“Esto refuerza nuestra autoestima, ayudándonos a hacer frente de manera efectiva con la sobrecarga de información, pero por otro lado, significa que estamos minimizando la exposición a información que nos desafía. La tecnología nos permite personalizar nuestro entorno de información en línea”.

Dylko ha desarrollado un modelo, que explora cómo la “inclusión automática y consistente, y la exclusión así como la presentación de la información” alienta la exposición selectiva.

Es contradictorio que la era de la información daría lugar a la exposición selectiva. En el pasado los lectores de periódicos, tenían la opción de decidir qué periódico o revista iban a leer. O que  canales de televisión podrían ver.

Pero la “personalización” parece ser el factor clave que separa el pasado de la impresión, la radiodifusión, y las interacciones cara a cara de la realidad actual donde existe la fría  comunicación en línea.

Los usuarios ahora tienen una cantidad de información sin precedentes para hacer frente. Esto hecho obliga a los lectores a ser más selectivos que nunca. Ellos son capaces de encontrar el contenido que coincida con sus creencias y actitudes más estrechamente que nunca, y tienen la tecnología de personalización que proporciona un control casi total sobre la información que reciben.

Facebook, por ejemplo, se basa en la personalización. Los usuarios agregan y quitan amigos, eventos y grupos de su entorno en forma inmediata, mientras que el sitio analiza toda esta actividad y determina qué tipo de noticias personalizadas nos presentara. Lo mismo puede decirse de Twitter y otros numerosos sitios web o redes sociales populares.

La personalización se ha explorado en marketing, en las ciencias de la información, y la psicología de la educación, pero no se ha analizado profundamente en la comunicación social.

“Las tecnologías a menudo tienen consecuencias no deseadas”, dijo Dylko. “El modelo que publicamos describe cómo estas tecnologías de personalización, inicialmente diseñadas para ayudarnos a hacer frente a la sobrecarga de información, da lugar a efectos negativos. En concreto, aumentan la exposición a información selectiva, rodeándonos de información e ideas afines y, potencialmente, haciéndonos de pensamientos más polarizados”.

Fuente: Journal Communication Theory

Deja un comentario