Incluso el hacer poco ejercicio puede ayudarnos a prevenir la depresión

Un nuevo estudio dirigido por investigadores australianos sugiere que el ejercicio regular de cualquier intensidad puede prevenir la depresión, incluso sólo una hora a la semana puede ayudar.

El estudio del Instituto Black Dog revela que incluso pequeñas cantidades de ejercicio pueden proteger contra la depresión. Además, los beneficios de salud mental son universales y se extienden a todas las edades y cualquier género.

Los investigadores señalaron que este es el estudio más extenso de su tipo, con 33,908 adultos noruegos. Entre los participantes, los investigadores monitorearon los niveles de ejercicio y los síntomas de depresión y ansiedad por más de 11 años.

El equipo de investigación internacional encontró que el 12 por ciento de los casos de depresión podría haberse evitado si los participantes realizaban sólo una hora de actividad física cada semana.

“Hemos sabido por mucho tiempo que el ejercicio tiene un papel importante en el tratamiento de los síntomas de la depresión, pero esta es la primera vez que hemos sido capaces de cuantificar el potencial preventivo de la actividad física en términos de reducir los niveles futuros de depresión”, dijo el autor principal el Dr. Samuel Harvey de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

“Estos hallazgos son emocionantes porque muestran que incluso cantidades relativamente pequeñas de ejercicio – de una hora por semana – pueden brindar una protección significativa contra la depresión.

“Todavía estamos tratando de determinar exactamente por qué el ejercicio puede tener este efecto protector, pero creemos que es a partir del impacto combinado de los diversos beneficios físicos y sociales de la actividad física.

“Estos resultados ponen de relieve el gran potencial para integrar el ejercicio en los planes individuales de salud mental y campañas más amplias de salud pública. Si podemos encontrar maneras de aumentar el nivel de actividad física de la población, incluso por una pequeña cantidad, es probable que esto traiga sustanciales beneficios para la salud física y mental de un pais “.

Los hallazgos siguen a la reciente campaña “Ejercite su estado de ánimo” del Instituto Black Dog, que se desarrolló durante todo el mes de septiembre y alentó a los australianos a mejorar su bienestar físico y mental a través del ejercicio.

Los investigadores utilizaron datos del estudio de salud del condado de Nord-Trøndelag (estudio HUNT), una de las encuestas de salud poblacional más extensa y exhaustiva jamás realizada. La encuesta se llevó a cabo entre enero de 1984 y junio de 1997.

Se preguntó a los participantes que informaran la frecuencia de ejercicio en que participaron y en qué intensidad: sin llegar a quedarse sin aliento, sudar o agotarse.

Durante la etapa de seguimiento, completaron un cuestionario (la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria) para indicar cualquier ansiedad o depresión emergente.

El equipo de investigación también explicó las variables que podrían afectar la asociación entre el ejercicio y la enfermedad mental común. Estos incluyen factores socioeconómicos y demográficos, consumo de sustancias, índice de masa corporal, nueva aparición de enfermedades físicas y apoyo social percibido.

Los resultados mostraron que las personas que informaron al inicio no hacer ejercicio en absoluto tenían un 44 por ciento mayor probabilidad de desarrollar depresión en comparación con aquellos que estaban haciendo ejercicio por lo menos de una a dos horas a la semana.

Sin embargo, no se pudo identificar si estos beneficios tenían que ver con el nivel y la intensidad del ejercicio y las posibilidades de desarrollar el trastorno.

“La mayoría de los beneficios de salud mental que proporciona el ejercicio se obtienen en la primera hora que se realiza cada semana”, dijo Harvey.

“Con los estilos de vida sedentarios convirtiéndose en la norma en todo el mundo, y las tasas de crecimiento de la depresión, estos resultados son particularmente pertinentes, ya que ponen de relieve que incluso pequeños cambios en el estilo de vida pueden cosechar beneficios significativos de salud mental”.

El estudio aparece en el American Journal of Psychiatry.

Fuente: Universidad de Nueva Gales del Sur

Deja un comentario