SOCIAL

La alegría de dar puede durar más que la alegría de recibir

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La alegría de dar puede durar más que la alegría de recibir.

Una nueva investigación muestra que dar a los demás es una fuente continua de felicidad, no importa con qué frecuencia lo hagamos.

“Nuestra investigación revela que algunas cosas en la vida pueden importar más de lo que se supone: las donaciones aunque sean repetidas a la misma gente, negocio u organización, pueden seguir sintiéndose relativamente frescas y placenteras cuanto más lo hacemos”, dijo el Dr.Ed O’Brien, investigador de psicología en el Universidad de Chicago de la Escuela de Negocios.

Para la investigación, OBrien y Samantha Kassirer, esta última de la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern realizaron dos estudios.

En un experimento, los estudiantes universitarios recibieron $5.00 USD todos los días durante 5 días. Se les exigía gastar el dinero en la misma cosa cada día.

Los investigadores asignaron aleatoriamente a los participantes a gastar el dinero en ellos mismos o en otra persona, por ejemplo, dejando el dinero en un frasco de propinas en una misma cafetería o haciendo una donación en línea a la misma organización de caridad todos los días.

Luego, los estudiantes reflexionaron sobre su experiencia de gasto y su felicidad general al final de cada día.

Los datos, de un total de 96 participantes, mostraron un patrón claro: los participantes comenzaron con niveles similares de felicidad reportada y los que gastaron dinero en sí mismos informaron una disminución constante en la felicidad durante el período de cinco días.

Pero los investigadores descubrieron que la felicidad no parecía desvanecerse para aquellos que entregaban su dinero a otra persona. La alegría de dar por quinta vez consecutiva fue tan fuerte como al principio.

Luego, los investigadores realizaron un segundo experimento en línea, que les permitió mantener las tareas coherentes entre los participantes.

En este experimento, 502 participantes jugaron 10 rondas de un juego de rompecabezas de palabras. Ganaron $ 0.05 por ronda, que conservaron o donaron a una organización benéfica de su elección. Después de cada ronda, los participantes revelaron el grado en que ganar los hizo sentir felices, exaltados y felices, explicaron los investigadores.

Nuevamente, la felicidad reportada de quienes entregaron sus ganancias disminuyó mucho más lentamente que la felicidad reportada por quienes conservaron sus ganancias.

En base  a los resultados los investigadores comentaron que la adaptación a las experiencias que nos brindan felicidad puede ser funcional en la medida en que nos motive a buscar y adquirir nuevos recursos. ¿Por qué no sucede esto también con la felicidad que sentimos cuando damos?

Los investigadores dijeron que cuando las personas se centran en un resultado, como cobrar, pueden comparar fácilmente los resultados, lo que disminuye su sensibilidad a cada experiencia. Cuando se enfocan en una acción, como donar a una organización benéfica, pueden enfocarse menos en la comparación y en su lugar experimentar cada acto de dar como un evento único que induce la felicidad.

Según los investigadores, sus hallazgos plantean algunas preguntas interesantes para futuras investigaciones, por ejemplo, ¿se sostendrían los hallazgos si las personas dieran o recibieran cantidades más grandes de dinero? ¿O dar a amigos contra extraños?

Los investigadores también han considerado mirar más allá de dar o recibir recompensas monetarias, ya que el comportamiento prosocial incluye una amplia gama de experiencias.

“En este momento estamos probando conversaciones y experiencias sociales repetidas, que también pueden mejorar en lugar de empeorar con el tiempo”, dijo O’Brien.

El estudio fue publicado en Psychological Science , una revista de la Association for Psychological Science.

Fuente: Association for Psychological Science.

Deja un comentario