EDUCATIVA

La autorregulación puede ser crítica para el aprendizaje del lenguaje y la alfabetización

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La autorregulación puede ser crítica para el aprendizaje del lenguaje y la alfabetización.

Según un nuevo estudio, leer a los niños cuentos para dormir no es la única clave para el éxito en el desarrollo del lenguaje y la lectoescritura a una edad temprana.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan descubrieron que la capacidad de un niño para autorregularse es un elemento crítico en el desarrollo del lenguaje y la alfabetización infantil.

También encontraron que los niños más pequeños pueden perfeccionar estas habilidades, se desarrollan las habilidades más rápidas de lenguaje y alfabetización, lo que lleva a mejores habilidades en el largo plazo.

“La autorregulación es un término genérico para definir las capacidades de los niños para mantener la información en sus memorias de trabajo, prestar atención a las tareas e incluso inhibir comportamientos que podrían impedirles realizar tareas”, dijo la Dra. Lori Skibbe, profesora asociada en el Departamento de Estudios de Familia y Desarrollo Humano y autora principal del estudio.

A través de su investigación, Skibbe dijo que descubrió que los niños que podían autorregularse antes tenían un lenguaje más avanzado y habilidades de aprendizaje al menos hasta el segundo grado.

“Sabíamos que existe una relación entre la autorregulación y el lenguaje y la alfabetización, pero nuestro trabajo muestra que hay un impacto duradero”, comentó Skibbe. “La ventaja inicial de la autorregulación significa que los niños aprenden estas habilidades críticas de lenguaje y alfabetización más tempranamente y más rápido, lo que también prepara el escenario para desarrollar habilidades adicionales antes”.

Para el estudio, Skibbe y su equipo de investigación evaluaron 351 niños dos veces al año desde preescolar hasta segundo grado en autorregulación y lenguaje y alfabetización.

Para evaluar la autorregulación, se les pidió a los niños que jugaran un juego que les exigiera seguir las indicaciones de los investigadores.

“Les pedimos que se toquen la cabeza, los hombros, las rodillas y los dedos de los pies, de forma similar al juego infantil ‘Simon Says’ (Simón Dice), explicó Skibbe. “Luego, invertimos o mezclábamos los comandos para ver quién podía seguir según las instrucciones que conservaban”.

Para evaluar el desarrollo académico, Skibbe examinó cuatro habilidades de lenguaje y alfabetización: comprensión; vocabulario; decodificación temprana, que es la capacidad de identificar letras del abecedario y leer palabras cortas; y conocimiento fonológico, o comprensión de la estructura sonora del lenguaje.

Algunos niños están biológicamente predispuestos a desarrollar habilidades de autorregulación antes, según Skibbe.

Pero hay cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos en el desarrollo de estas habilidades, agregó Skibbe.

“Por naturaleza, los humanos no son multitareas efectivos y los niños necesitan tiempo, donde se concentran en una sola cosa”, dijo Skibbe.

“Los padres deben ser conscientes de cómo sus hijos pueden regular su propio comportamiento en función de lo que sucede a su alrededor”, continuó diciendo Skibbe.

“Los padres pueden estructurar el entorno de su hogar y las rutinas de manera que apoyen a los niños. Una noche completa de sueño, jugar juegos con niños y tener tiempo sin distracciones en el fondo son cosas que quizás no creas que ayuden al desarrollo del lenguaje y la lectoescritura, pero lo hacen”.

Fuente: Universidad Estatal de Michigan

Deja un comentario