SOCIAL

La basura que se genera a diario en las grandes ciudades ¿es un reflejo de la basura interior?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Por muchos años  hemos leído en la prensa, escuchado en la radio, visto en televisión o por algún otro medio que la basura cada día es un problema mayor que aparentemente no tiene una  solución inmediata.

En México según el  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 54 por ciento de las descargas de aguas residuales en el país terminan en ríos o arroyos y que cada mexicano genera 769 gramos de basura al día, excepto en la capital mexicana donde la cifra se eleva hasta dos kilogramos.

El problema no  está en la basura,  está en quienes generamos la  basura que de manera más concisa, somos todos en mayor o menor grado. Consciente o inconscientemente todos generamos basura diariamente y mucha se tira en las calles, drenajes, parques así como otro tanto en los tiraderos municipales.

Vivimos en una cultura en que poco se está haciendo hasta el momento para reducir o reciclar la basura y veamos algunos ejemplos:

  • Gran parte de las compras va directamente a la basura en el mejor de los casos, como son las gomas de mascar, envolturas de chocolates, colillas de cigarros, botellas de plástico, etc.
  • Todavía en la mayoría de los llamados supermercados cuando se compra algo, nos dan  bolsas de plástico, las cuales, luego se tiran a la basura.
  • Muchos juguetes vienen en empaques  muy lindos por cierto, pero apenas se compran o se desechan.
  • Después de alguna actividad deportiva o un concierto los estadios quedan llenos de desechos sólidos.
  • En las calles, las alcantarillas tienen la función de evitar inundaciones durante la época de lluvias. Pero por desgracia muchas personas tiran la basura en las alcantarillas o la fuerza del agua que corre cuando llueve las lleva a ellas, como consecuencia las calles se inundan provocando grande aglomeraciones de las cuales luego nos quejamos.
  • La época navideña es un vivo ejemplo de lo generadores de basura que somos como habitantes de nuestra paneta.

Y estos son solo algunos ejemplos.

Nos encanta observar la limpieza de otros países, dónde las calles y los parques lucen limpios, Pero no nos preocupa ensuciar nuestras calles, parques, playas, bosques, y ríos.

Existe poca o nula  conciencia de que cada uno de nosotros al generar y tirar basura estamos contribuyendo a contaminar el ambiente, no solo a través de los gases nocivos  que expelen algunos productos sino también visualmente.

Cuando vemos a una persona arrojar basura no nos importa o nos da vergüenza decirle que no tire basura o que incluso la levante y la deposite en un basurero, que por cierto hay muy pocos en la ciudad de México.

Como se puede observar, el problema de la basura empieza por cada uno de nosotros. Por lo tanto, primero debemos cambiar, y debe existir una autoridad moral que empiece a cambiar esta cultura de tirar basura con sanciones severas a los infractores y con grandes campañas en los medios acompañadas de acciones concretas como poner basureros en toda la ciudad. Solo así con el tiempo podremos sentirnos orgullosos de que vivimos en un país limpio y no de cochinos.

Fuente:  http://www.revistanova.org 

Deja un comentario