DINERO

La cohabitación está vinculada a menos acumulación de riqueza

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La cohabitación está vinculada a menos acumulación de riqueza.

Un nuevo estudio, publicado en el Journal of Financial Planning, encuentra que puede haber implicaciones financieras a largo plazo cuando las parejas no casadas deciden vivir juntas.

Los resultados muestran que las parejas que cohabitaron tenían menos riqueza en comparación con las que nunca vivieron juntas antes del matrimonio. La brecha en la riqueza creció significativamente para aquellos que cohabitaron más de una vez.

“Las relaciones de convivencia tienden a ser más a corto plazo e inestables, y siguen empezando de nuevo cada vez. Eso es difícil para la generación de riqueza”, dijo la Dra. Cassandra Dorius, profesora asistente de desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad Estatal de Iowa.

Para el estudio, investigadores de las universidades del estado de Iowa y Kansas analizaron datos de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud de 1997, que incluyó individuos nacidos entre 1980 y 1984. De los más de 5,000 millennials (edades 28 a 34) en la muestra, el 45 por ciento estaban casados, el 18 por ciento cohabitaban y el 37 por ciento no estaban casados ​​y no vivían con nadie.

Los hallazgos muestran que las personas que eran solteras pero que anteriormente habían vivido con alguien más de una vez tuvieron el peor de los casos.

Las parejas casadas que nunca habían cohabitado tenían un valor neto de $ 39,945 más que las personas solteras que habían convivido una vez; $ 44,219 más que personas solteras que habían convivido dos o más veces; $ 26,927 más que los cohabitantes actuales por primera vez; $ 33,809 más que los cohabitantes actuales que habían convivido antes; $ 16,340 más que las parejas actualmente casadas que habían convivido una vez; y $ 18,265 más que la pareja actualmente casada que había convivido antes.

El estudio no investigó por qué existe la brecha, pero los investigadores dicen que la inestabilidad y la falta de protecciones legales probablemente contribuyan a las diferencias en la riqueza. Dorius dice que las relaciones de cohabitación tienden a ser a corto plazo en comparación con el matrimonio, y si la relación termina, los activos no se dividen por igual como en un divorcio.

La Dra. Sonya Britt-Lutter, autora principal y profesora asociada de planificación financiera personal en el estado de Kansas, sugirió que los planificadores financieros pregunten a los clientes si conviven, a fin de asesorarlos sobre el ahorro y la riqueza a largo plazo. Ella dice que las nuevas formas de cliente solo dan la opción de casados, solteros, divorciados o viudos, sin reconocer la cohabitación.

“Es probable que los cohabitantes se presenten como ‘solteros’ cuando en realidad el planificador debería aconsejarlos más como ‘casados’. Esta pequeña diferencia hace la diferencia porque los cohabitantes están gravitando hacia los activos no financieros frente a la acumulación de activos financieros a largo plazo”, dijo Britt-Lutter.

Los resultados muestran que las parejas que viven juntas gastan dinero juntas, pero no de la misma manera que las parejas casadas. En lugar de comprar una casa y ahorrar para la jubilación, los cohabitantes invierten en activos no financieros, como muebles, automóviles y barcos.

Britt-Lutter dijo que pensar en los servicios de asesoramiento financiero y planificación como un chequeo regular (ir al médico o al dentista), ayudaría a todos, no solo a los que comparten la cohabitación.

Además, los cohabitantes pueden estar más inclinados a invertir y ahorrar si existe un proceso formal para proteger sus activos, dijo Dorius. Un acuerdo de convivencia, similar a un acuerdo prenupcial, es una posible solución.

El contrato legal delinearía cómo la pareja dividirá las inversiones y los activos si la relación termina. Como dos tercios de las parejas viven juntas antes del matrimonio, Dorius dice que es una opción que vale la pena explorar.

“No hay ninguna razón por la cual no debemos pensar con anticipación, reconocer cómo la cohabitación está afectando a la riqueza y empezar a lidiar con ella”, dijo Dorius. “Tenemos que aceptar el hecho de que no volveremos a los días en que todos se casaban a una edad temprana y seguían casados. Estamos en un mundo nuevo y tenemos que pensar en lo que eso significa de manera práctica”.

Fuente: Universidad Estatal de Iowa

Deja un comentario