LABORAL

La descortesía en el trabajo puede ser contagiosa y afectar la productividad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Ser sometido a la descortesía en el lugar de trabajo es una insatisfacción importante para los empleados, de acuerdo con un nuevo estudio.

La investigación, llevada a cabo por tres psicólogos de la Universidad de Lund en Suecia, también encontró que la descortesía se propaga si no se hace nada al respecto.

Según los investigadores, la descortesía en este contexto se refiere a algo que va por debajo del radar y que está prohibido y que de alguna forma viola varias normas entre ellas el respeto mutuo. Puede referirse en concreto a un comportamiento mezquino, como excluir a alguien de información y la cooperación, u “olvidar” invitar a alguien a un evento comunitario.

También puede referirse a tomar crédito del trabajo de los demás, la difusión de rumores, el envío de correos electrónicos maliciosos, o no dar reconocimiento a los subordinados.

“Esto tiene que ver con aquella conducta que no está cubierta por la legislación, pero que puede tener consecuencias considerables y se convierten en intimidación si se permite que continúe,” dijo la Dra. Eva Torkelson, quien encabeza el proyecto sobre la descortesía como un proceso social en las organizaciones.

Mientras que el acoso en el lugar de trabajo es un fenómeno bien documentado, la descortesía no lo ha sido hasta la fecha.

Para el estudio, los investigadores encuestaron a casi 6.000 personas sobre el clima laboral en su trabajo. Alrededor del 75 por ciento informó que habían sido sometidos a la descortesía, al menos una o dos veces en el pasado año.

“Un hallazgo importante de nuestros estudios es que aquellos que se comportan en forma ruda en el trabajo tienen mayor apoyo social, lo que probablemente hace que ellos tengan menos miedo de las reacciones negativas de los demás”, dijo el Dr. Martin Bäckström, profesor de psicología.

El estudio encontró que la causa más común de actuar con descortesía está relacionado con imitar el comportamiento de sus colegas.

Esto significa que hay un riesgo de que la mala educación se convierta en un círculo vicioso con consecuencias considerables para todo el lugar de trabajo, según los investigadores.

Las consecuencias descubiertas en investigaciones previas incluyen el desarrollo de enfermedades mentales, la reducción de la satisfacción laboral,  trabajar menos eficientemente. buscar empleo en otros lugares, reducción de la lealtad, y más generar más conflictos.

Una solución para reducir la rudeza en el lugar de trabajo es la capacitación de los empleados y directivos, de acuerdo con Torkelson.

“Cuando las personas se dan cuenta de las consecuencias reales de la rudeza, a menudo es una revelación”, dijo. “Y, por supuesto, nadie quiere estar involucrado o responsabilizado en contribuir a un mal clima laboral.”

Fuente: Universidad de Lund

Deja un comentario