La diferencia de edades entre una pareja puede convertirse en un problema a la larga sobre todo cuando hay temas económicos

Aunque estar casado con alguien significativamente más joven puede ser divertido al principio, un nuevo estudio encuentra que una gran diferencia de edad entre los cónyuges está vinculada a la disminución de la satisfacción en el matrimonio a través del tiempo.

Específicamente, los investigadores de la Universidad de Colorado Boulder encontraron que hombres y mujeres reportan mayor satisfacción marital con los cónyuges más jóvenes, pero esa satisfacción se desvanece con el tiempo en los matrimonios con una brecha de edad significativa entre las parejas.

Además, los investigadores descubrieron que los desafíos económicos parecen ser más un problema entre las parejas con grandes diferencias de edad en relación con sus homólogos de similar edad.

En el estudio, publicado en línea en el Journal of Population Economics, los investigadores examinaron 13 años de datos longitudinales de miles de hogares australianos.

Tal vez, como era de esperar, los hallazgos muestran que los hombres reportaron una mayor satisfacción marital cuando se emparejaban con un cónyuge más joven, especialmente en los primeros años del matrimonio.

“Encontramos que los hombres que están casados ​​con esposas más jóvenes son los más satisfechos y los hombres que están casados ​​con esposas mayores son los menos satisfechos”, dijo Terra McKinnish, profesora de economía en CU Boulder y coautora del nuevo estudio.

“Las mujeres también están particularmente insatisfechas cuando están casadas con maridos mayores y particularmente satisfechas si están casadas con esposos más jóvenes”.

Esa satisfacción inicial erosiona rápidamente, sobre todo, después de seis a 10 años de matrimonio para las parejas con una gran diferencia de edad entre los socios.

“Con el tiempo, las personas que están casadas con un cónyuge mucho más viejo o más joven tienden a tener una mayor disminución en la satisfacción con el tiempo en comparación con aquellos que están casados ​​con cónyuges que son similares en edad”, dijo McKinnish.

Un ejemplo de esto es como la diferencia de edad afecta entre los cónyuges en la capacidad de la pareja para responder a los choques económicos negativos, como una pérdida de empleo, dijo McKinnish.

“Observamos cómo las parejas responden a los choques negativos y, en particular, si tienen un gran choque económico o un empeoramiento de sus finanzas domésticas”, comentó McKinnish.

“Encontramos que cuando las parejas tienen una gran diferencia de edad, tienden a tener un descenso mucho mayor en la satisfacción conyugal cuando se enfrentan a un shock económico que las parejas que tienen una diferencia de edad muy pequeña”.

Una posible explicación para esto, dijo McKinnish, es que las parejas de edad similar están más en sincronía con las decisiones de vida que afectan a ambos compañeros (teniendo hijos, los hábitos de gasto general) y, por tanto, pueden estar mejor equipados para adaptarse a un shock financiero negativo.

Por el contrario, una sacudida financiera inesperada podría exponer las tensiones subyacentes y los desajustes en las parejas con una mayor brecha de edad.

Los hallazgos se basan en datos de una encuesta de hogares, ingresos y dinámica de trabajo en Australia (HILDA por sus siglas en inglés), un estudio longitudinal que comenzó en 2001.

La muestra representativa a nivel nacional estaba inicialmente compuesta por 7.682 hogares con 19.914 individuos y los participantes fueron re-encuestados cada año con preguntas que midieron varios aspectos de la satisfacción con la vida.

Fuente: Universidad de Colorado

Deja un comentario