La estimulación cerebral de tres minutos es efectiva para las depresiones difíciles de tratar

La estimulación cerebral de tres minutos es efectiva para las depresiones difíciles de tratar.

Un nuevo estudio encuentra que una versión de tres minutos de un tratamiento de estimulación cerebral es tan efectiva como la versión estándar de 37 minutos para las depresiones difíciles de tratar.

El tratamiento se llama Estimulación Magnética Transcraneal Repetitiva (rTMS por sus siglas en inglés), que usa pulsos de campo magnético para estimular de manera no invasiva una parte del cerebro llamada corteza prefrontal dorsolateral, que se asocia con la regulación del estado de ánimo.

El estudio comparó el tratamiento estándar con rTMS, que utiliza estimulación cerebral de alta frecuencia (10 Hz) durante 37,5 minutos por sesión, con una forma más reciente de rTMS llamada estimulación intermitente de theta (iTBS por sus siglas en inglés), que imita los ritmos naturales del cerebro y dura poco más de tres minutos por tratamiento

“El principal impacto de este estudio es que la cantidad de personas que pueden ser tratadas con estimulación por estallido theta en comparación con la forma estándar de rTMS se puede aumentar de tres a cuatro veces”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Daniel Blumberger y director del Centro Temerty para la Intervención Cerebral Terapéutica en el Centro de Adicción y Salud Mental (CAMH por sus siglas en inglés) en Toronto.

“Estos hallazgos tendrán un impacto significativo en nuestra capacidad para tratar a los pacientes”, agregó el Dr. Jonathan Downar, codirector de la Clínica rTMS de la Red de Salud de la Universidad, un científico del Instituto de Investigación Krembil de la Red de Salud de la Universidad y coautor del estudio. “Esto permitirá que cada dispositivo en Canadá trate varias veces más personas por día, lo que significa listas de espera más cortas y un mejor acceso a este tratamiento”.

El estudio, realizado con el Dr. Fidel Vila-Rodríguez, profesor asistente en la Universidad de Columbia Británica, se centró en personas con depresión resistente al tratamiento tradicional, lo que significa que no experimentan una mejoría suficiente en sus síntomas después de probar medicamentos antidepresivos. Hasta un 40 por ciento de las personas con depresión pueden experimentar resistencia al tratamiento, según los investigadores.

En el estudio, 414 participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir la forma estándar de tratamiento rTMS o el tratamiento más corto iTBS durante cinco días a la semana durante hasta seis semanas.

Para el 49 por ciento de los participantes del estudio que recibieron el tratamiento iTBS, los síntomas de depresión se redujeron significativamente, y el 32 por ciento informó una remisión de los síntomas de depresión.

Aquellos que recibieron rTMS estándar tuvieron una tasa de remisión de 27 por ciento.

Esos resultados son consistentes con estudios previos a gran escala y con el metanálisis que se ha hecho en los últimos 20 años que han confirmado la eficacia y la seguridad de la forma estándar de rTMS, señalan los investigadores.

El tratamiento de rTMS fue aprobado para el tratamiento de la depresión por Health Canada en 2002 y por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. en el 2008. Debido al costo del tratamiento, no está cubierto por un seguro de salud público fuera de Quebec y Saskatchewan, solo ha estado disponible para una fracción de los aproximadamente 600,000 canadienses que viven con depresión resistente al tratamiento cada año.

” rTMS me ha cambiado mi vida de muchas maneras”, dijo la participante del estudio Shelley Hofer, de 43 años, que ha tenido depresión resistente a otros tratamientos durante la mayor parte de su vida. “Realmente desearía que hubiera existido este tratamiento hace mucho tiempo porque creo que hubiera sido mi tratamiento habitual. En mi opinión personal, creo que la rTMS podría mejorar las vidas de tantas personas que aún luchan por encontrar las respuestas a su propia enfermedad mental “.

El estudio fue publicado en The Lancet.

Fuente: Centro de Adicciones y Salud Mental

Deja un comentario