La importancia de ser resilientes en nuestras vidas

La resiliencia es la capacidad que posee un individuo frente a las adversidades y dolor emocional para mantenerse en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones, que permiten avanzar en contra de la corriente y superarlas e incluso salir fortalecido por éstas.

Por el contrario hay personas que reaccionan a la adversidad con lentitud e incluso algunos se paralizan y viven amargadas toda su vida o incluso buscan como salida el suicidio. Pero se puede   aprender a ser resiliente y la respuesta es que si. Uno puede aprenden a través de un proceso que requiere tiempo y esfuerzo y que si uno se compromete nos llevará a tomar una serie de pasos que veremos a continuación.

Paso No 1. Cultiva las relaciones. Nunca dejes de relacionarte de buena manera y cultivar tus buenas relaciones con la gente que te rodea. Familia, amigos, etc. ya que ellos estarán prestos a escucharte y apoyarte en los momentos difíciles.

Paso No. 2. Ten un pensamiento constructivo. De nada ayuda ver el vaso medio vacío en un momento difícil. Mira las situaciones desde un contexto alto, profundo, analítico, buscando siempre la relación causa/efecto que te permita en el futuro no volver a tropezar con la misma piedra.

Paso No 3. Desarrolla metas y objetivos. Aquel que no tiene sueños y metas claras es como alguien que se aventura a un peligroso e incierto viaje sin una ruta clara o un mapa. Pues tendrá alta probabilidad de que de incontables vueltas en el mismo lugar que no le lleven a ninguna parte. Toma lápiz y papel y anota tus sueños, metas y objetivos en la vida, claro que estos sean realistas, y haz algo todos los días que te haga sentir más cerca de aquello.

Paso No. 4. Acepta la realidad. Aquel que no es capaz de aceptar la realidad tal y como es tampoco será capaz de cambiarla por algo mejor. No pierdas tiempo buscando culpables de lo que te pasa, ni tampoco cierres tus ojos a la realidad, porque eso te dará una lectura errónea para tus decisiones. Busca la manera más rápida y eficaz para en la solución de solución problemas y recuerda que lo que hoy parece una gran montaña por escalar mañana será un pequeño monte que ya quedó atrás en tu camino.

Paso No 5. Actúa. Si ante un momento difícil no haces nada este de seguro no mejorará y en cambio si puede empeorar. Si te quedas allí recostado esperando que la solución llegue a tus manos olvídate de la resiliencia. Concentra todas tus energías en buscar vías de escape para la adversidad que enfrentas, no hay peor método que el que no se intenta. Todo lo que hagas en pro de buscar una solución ampliará tu visión del objetivo al que quieres llegar.

Paso No. 6. Confía en ti mismo. Muchas veces vemos un problema y decimos “yo no creo que pueda con esto” o “esto es imposible” para mi. Elimina esas frases de tu diccionario ahora mismo. Eres una persona dotada de un cerebro, talentos, dones y mucha inteligencia. Inicia enumerando tus cualidades, y luego confía en ti mismo de que saldrás avante ante cualquier adversidad que se te presente. Nunca sabrás tus límites hasta que intentes conocerlos.

Paso No 7. Se optimista, pero no despegues los pies de la tierra. Ser optimista no es más que vivir confiado en que todo tiene una razón para ocurrir, ya sea enseñarnos, hacernos más resistentes, prepararnos para recibir algo mejor, etc. Recuerda, siempre después de la tormenta sale el sol, siempre después de una agotable cuesta viene una cima y una bajada o descanso. Además si analizas por partes todo lo que te ha pasado en tu vida hasta el día de hoy de daras quenta que no todo está mal o que podría estar peor. Piensa en que el tener el control de las situaciones depende única y exclusivamente de ti.

Paso No. 8. Aprende a crecer con tus problemas. Considera que cada “derrota” o “mal momento” es temporal, y existe una alta probabilidad que después de varios intentos encuentres una alterativa de solución. Pero sobre todas las cosas aprende de cada momento adverso, eso te hará cada vez más fuerte, sabio y tendrás mayores herramientas para salir fortalecido y airoso en tu proceso de crecimiento en este mundo.

Deja un comentario