La interacción con jóvenes ofrece un sentido de propósito a los adultos mayores

En un nuevo estudio, a los adultos mayores que se les dio la oportunidad de escribir su biografía y luego compartirla con una persona más joven, experimentaron una mayor sensación de bienestar y uno nuevo sentido de propósito.

Investigaciones anteriores han demostrado que una revisión de la vida – una revisión sistemática de acontecimientos de la vida desde la infancia hasta nuestros días – tiene un efecto positivo en la salud mental de los adultos mayores, especialmente cuando se hace por escrito.

Por otra parte, también se han demostrado que los programas de integración de las personas más jóvenes con los adultos mayores mejoran el sentido de bienestar de los adultos mayores, aumentan  la comprensión intergeneracional, y disminuyen  los síntomas depresivos.

“Un sentido de propósito y nuevo significado en la vida puede afectar positivamente la condición de discapacidad, la función cognitiva, y la mortalidad entre los adultos mayores”, dijo la autora del estudio Tracy Chippendale, profesora asistente de terapia ocupacional en la Universidad de Nueva York.

“Las intervenciones efectivas que pueden influir  para evitar la pérdida cognitiva y la discapacidad son importantes para ayudar a las personas de la tercera edad.”

Para el estudio, los investigadores analizaron los beneficios terapéuticos para las personas mayores residentes en la comunidad del programa Living Legends, que incluye el escribir una revisión de su vida además de un intercambio interactivo entre personas mayores y estudiantes, en comparación con solo escribir su biografía.

Treinta y nueve personas de la tercera edad que vivían en su hogar fueron asignadas aleatoriamente a un taller de escritura para plasmar sus vidas, más una interacción con adultos jóvenes. Durante ocho semanas, los jóvenes se reunían semanalmente con los adultos mayores en centros para personas mayores y se les condujo a través de un taller de escritura sobre la revisión de sus vidas, que incluía escribir mensajes, consejos y retroalimentación.

Después de que el  taller concluyó, los adultos mayores en el grupo Living Legends se reunieron con estudiantes universitarios para estudiar sobre ciencias de la salud, una vez a la semana durante cuatro semanas. En sesiones de 90 minutos, las personas de la tercera edad leían fragmentos de escritura del taller anterior y tomaron parte en las discusiones guiadas con los estudiantes sobre el contenido de su escrito.

Los resultados mostraron un aumento significativo en el sentido de propósito y significado en la vida para los adultos mayores que estuvieron en el taller de escritura además del intercambio interactivo con los estudiantes, sin embargo esto no sucedió para los adultos mayores que solo tomaron el taller de escritura. El programa Living Legends fué particularmente beneficioso para los adultos mayores que tenían bajos puntajes iniciales sobre su sentido de propósito y significado en la vida.

Un análisis de las respuestas escritas de las personas de la  tercera edad reveló aún más beneficios. Los adultos mayores encontraron que Living Legends era una experiencia positiva y consideraron que promueve el bienestar, el intercambio y el aprendizaje. También tenían una opinión positiva de los estudiantes, y valoraron el ambiente de apoyo proporcionado por el programa.

“Los adultos mayores expresaron que el programa les dio la oportunidad de compartir sus aventuras de la vida, crear legados, e inspirar a las próximas generaciones para que ellos examinaran sus propias vidas. Sus respuestas escritas arrojaron luz sobre los resultados cuantitativos con respecto a una mayor sentido de propósito y significado en la vida “, dijo Chippendale.

“Teniendo en cuenta que el propósito y significado en la vida es un factor importante en lo que respecta a la prevención de deterioro cognitivo, discapacidad y mortalidad, el programa Living Legends parece ser una intervención eficaz de la salud, y puede a su vez ayudar a los adultos mayores a que se quedan en casa más tiempo”, finalizó diciendo Chippendale.

Fuente: American Journal of Occupational Therapy

Deja un comentario