La intimidación en el trabajo puede conducir a un círculo vicioso

La intimidación en el trabajo puede conducir a un círculo vicioso.

La agresión dirigida en el lugar de trabajo puede afectar negativamente la salud de la víctima y también puede causar que continúe el ciclo de crueldad al comportarse mal con los demás, según un nuevo estudio sobre enfermeras dirigido por investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA).

La intimidación en el lugar de trabajo es un problema importante, especialmente en el sector de la atención médica. Allí, las enfermeras pueden ser atacadas por sus compañeros de trabajo a través de la intimidación, y también por los pacientes y sus familiares a través de la agresión “de terceros”.

Aunque estudios previos han analizado la agresión en el lugar de trabajo en relación con las consecuencias relacionadas con la salud de las víctimas, se han realizado pocas investigaciones sobre cómo puede afectar el comportamiento en el trabajo.

Los nuevos hallazgos muestran que la experiencia de la ira y el miedo asociados con el acoso en el lugar de trabajo puede llevar a algunas enfermeras a traducir las emociones que se desencadenan en mala conducta, incluso hasta el punto de ignorar los códigos profesionales y éticos.

El estudio involucró a 855 enfermeras, a quienes se les preguntó sobre sus experiencias de agresiones, emociones negativas y síntomas de salud. Los participantes también informaron con qué frecuencia se involucraron en una variedad de conductas de trabajo contraproducentes, desde insultar a un colega y robar algo perteneciente a un empleador, a la mala conducta clínica relacionada con la restricción de pacientes y alterar las recetas sin consultar a los médicos.

Los hallazgos tienen implicaciones importantes para el desarrollo de programas destinados a aumentar el bienestar de los empleados, la calidad de las interacciones con los pacientes y el personal, y la calidad de la atención.

“Nuestros hallazgos proporcionan más evidencia de que ser un objetivo de agresión representa una situación frustrante en la que las víctimas experimentan enojo que puede provocar una respuesta agresiva e impulsiva, con un impacto probable en la calidad de la atención brindada a los pacientes”, dijo la líder del estudio Roberta Fida, profesora de comportamiento organizacional en la Escuela de Negocios de Norwich de la UEA.

“Se han realizado pocas investigaciones en el sector de la atención de la salud sobre este tipo de comportamiento, a pesar de la importancia potencial del problema en este contexto. Hay consecuencias, no solo para la víctima directa, sino también para todo el sistema organizacional, en el que es posible imaginar el desencadenamiento de círculos viciosos que conducen a formas más amplias y difusas de agresión en el lugar de trabajo”.

Fida llevó a cabo el estudio con colegas de la Universidad de Coventry y universidades de Italia y los EE. UU.

El estudio es el primero en examinar el papel específico de los malos tratos frecuentes en el trabajo al desencadenar la mala conducta y las emociones de la ira, el miedo y la tristeza por separado. Estas emociones se estudiaron porque son las que con mayor frecuencia experimentan las víctimas de bullying, pero son diferentes en términos de mecanismos, consecuencias y estrategias para manejarlas.

Los investigadores también estudiaron el papel de la desvinculación moral, es decir, un conjunto de mecanismos cognitivos que silencian temporalmente las normas morales de las personas, lo que les permite participar libremente en conductas que normalmente considerarían erróneas.

“Esta investigación proporciona la primera evidencia de que el miedo es una emoción discreta importante asociada con la mala conducta a través de la desconexión moral”, dijo Fida.

“Dado que las personas que experimentan miedo están más atentos a detectar posibles amenazas externas y tienden a percibir que el medio ambiente es altamente peligroso y amenazante, es más probable que participen en cualquier forma de comportamiento, incluida la agresión, lo que puede ayudarlos a defenderse y cumplir con su necesidad de protección”.

Los hallazgos revelan que la tristeza no está vinculada a la mala conducta, sino que se asocia exclusivamente con los síntomas de salud. El miedo y la ira también se asocian con síntomas de salud, y los autores concluyen que la experiencia emocional asociada con ser el blanco de la agresión -ya sea agresión o agresión de terceros- está vinculada a una variedad de síntomas de salud que afectan el bienestar de las enfermeras y su comportamiento en el trabajo.

Los investigadores dijeron que la capacitación laboral debe centrarse en las emociones y, en particular, en la especificidad de la experiencia emocional. Por ejemplo, la capacitación puede ayudar a los empleados a tomar conciencia de las diferentes respuestas emocionales que pueden resultar de ser el objetivo de la agresión en el trabajo que puede conducir a diferentes caminos disfuncionales para ellos y para los demás.

También es importante diseñar e implementar intervenciones dirigidas a promover una cultura ética y proporcionar ejemplos de estrategias para tratar las interacciones amenazantes y hostiles.

Los hallazgos se publicaron en la revista Frontiers in Psychology.

Fuente: Universidad de East Anglia

Deja un comentario