NOTICIAS

La jubilación puede ayudar a mejorar el sueño

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación da un rayo de esperanza sobre el envejecimiento; los investigadores descubrieron que el retiro de la vida laboral se asocia con un sueño más prolongado.

La calidad del sueño también mejora, ya que los jubilados experimentan menos necesidad de despertarse  temprano en la mañana y tener como consecuencia un sueño reparador, a diferencia de sus últimos años de trabajo. El sueño no reparador ocurre cuando una persona experimenta cansancio y fatiga después de dormir durante un período de tiempo regular de sueño.

En el estudio, investigadores de Finish, en colaboración con la Institución Finlandesa de Salud Ocupacional, la Universidad de Helsinki y la Escuela de Medicina de la Universidad de Londres descubrieron que la duración autorreferida del sueño aumentó y se mantuvo en el nivel alcanzado durante años después de la jubilación.

Los investigadores descubrieron que la duración del sueño aumentó especialmente para las personas que habían tenido dificultades para dormir antes de la jubilación. Entre estas personas, la duración del sueño después de la jubilación aumentó en 45 minutos en promedio, para las personas que no dormían lo suficiente durante su empleo.

Los expertos explican que una cantidad suficiente de sueño es muy importante para nuestra salud y funcionamiento. Las personas tienen diferentes necesidades de sueño, pero se recomienda que las personas mayores de 65 años duerman de siete a ocho horas por noche.

El retiro les permite a las personas dormir más tiempo, ya que los horarios de trabajo ya no determinan las horas para dormir y despertarse, dijo Saana Myllyntausta estudiante de doctorado de la Universidad de Turku.

Durante sus últimos años de empleo, el 30 por ciento de las personas estudiadas experimentaron diferentes dificultades para dormir. Después de retirarse, solo el 26 por ciento de estas personas experimentaban dificultades para dormir. Los investigadores descubrieron que, de diferentes tipos de dificultades para dormir, las personas experimentaron una disminución, especialmente al despertares en la mañana y en el sueño no reparador.

Las dificultades para dormir disminuyeron especialmente entre las personas que experimentaron su trabajo como estresante y su salud era pobre antes de la jubilación. Las dificultades para dormir disminuyeron más para las personas que experimentaron problemas psicológicos antes de la jubilación.

Por ejemplo, se sabe que el estrés relacionado con el trabajo perturba el sueño. Una razón para la disminución de las dificultades para dormir durante la jubilación podría ser la eliminación del estrés relacionado con el trabajo, dijo Myllyntausta.

El estudio siguió a aproximadamente 5.800 personas que participaron en el estudio del sector público finlandés de la Institución finlandesa de salud ocupacional y que se jubilaron por ley entre los años 2000 a 2011.

Los participantes calcularon la duración del sueño y la prevalencia de diferentes tipos de dificultades para dormir en las encuestas antes y después de la jubilación.

Fuente: Universidad de Turku

Deja un comentario