La magia de una sola micro-acción

Las micro acciones son acciones tan pequeñas, tan fáciles, que apenas se sienten útiles. Cuando pensamos en cosas como estas, vemos  en cómo el hacer una pequeña acción, repetidamente, durante largos períodos de tiempo, suma. Es el efecto de combinación del cambio incremental, y es asombroso.

Para hacerlo más ilustrativo veamos el ejemplo de una persona.

Cuando viajo, a menudo no tengo ganas de hacer ejercicio, pero sé que me sentiré mucho mejor si lo hago. Entonces, tomo una micro-acción. Me pongo mi ropa deportiva y me comprometo a caminar al gimnasio del hotel. Eso es. ¿El truco que uso para hacerlo realidad? Me digo a mí mismo: “Me pregunto cómo es el gimnasio en este hotel”.

La mayoría de las veces llego al gimnasio y decido saltar a la bicicleta durante cinco minutos. Me digo a mí mismo que lo hago para que mi cuerpo se mueva. Eso a menudo se convierte en 20 minutos o más. Ya estoy allí, ¿por qué no?

Entonces creo que, dado que ya entré en calor, también podría estirarme. Entonces hay más actividad física que es buena para mí.

Después, cuando voy a desayunar, me doy cuenta de que estoy evitando la comida azucarada y estoy  comiendo saludablemente. Después de todo, solo fui al gimnasio, ¿por qué arruinar la buena sensación? Y en el trabajo, me encuentro más centrado y me siento más seguro en las reuniones.

Todo lo que sucedió en el gimnasio es exactamente lo que esperaríamos de una micro-acción. Y el hecho es que como mejor y soy más efectivo en el trabajo, ¡eso es mágico! Y no es solo cualquier magia. Es el contagio que proviene de tomar una micro-acción en un área de tu vida y ver cómo se propaga a otras áreas.

Fuente: The New York Times

Deja un comentario