SOCIAL

La música motivacional puede mejorar la autoestima y la toma de riesgos

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Escuchar música motivacional se ha convertido en una forma popular de mejorar el estado de ánimo, la motivación y la autoevaluación positiva durante los deportes y el ejercicio. Una nueva investigación, sin embargo, encuentra que dicha música puede ayudar a fomentar la toma de riesgos e incluso a aumentar la autoestima, pero no mejora el desempeño general en sí misma.

El efecto fue más notable entre los hombres y los participantes que seleccionaron su propia lista de reproducción. Además, los investigadores descubrieron que la música autoseleccionada tenía el poder de mejorar la autoestima entre aquellos que ya se desempeñaban bien, pero no entre los participantes que tenían un bajo rendimiento.

Aunque hay una abundancia de evidencia anecdótica de la música que se utiliza para ayudar a los atletas a entrar en la mentalidad correcta antes de los juegos, los procesos psicológicos y los mecanismos que explican el poder motivador de la música son poco conocidos.

“Aunque el papel de la música en la evocación de respuestas emocionales y su uso para la regulación del estado de ánimo ha sido un tema de considerable interés científico, la cuestión de cómo se relaciona escuchar música con cambios en las cogniciones autoevaluativas no se ha explorado mucho”, dijo uno de los autores del estudio el Dr. Paul Elvers del Max Planck Institute for Empirical Aesthetics en Frankfurt.

“Esto es sorprendente, dado que las cogniciones y actitudes autoevaluativas, como la autoestima, la autoconfianza y la autoeficacia, se consideran sensibles a los estímulos externos, como la música”.

El equipo de investigación investigó si escuchar música motivacional puede aumentar el rendimiento en un juego de pelota, mejorar la autoevaluación de la cognición y / o conducir a un comportamiento más arriesgado.

El estudio dividió a 150 participantes en tres grupos que realizaron una tarea de lanzamiento de pelota a una canasta desde distancias fijas y completaron cuestionarios mientras escuchaban música seleccionada por el participante, música seleccionada por el experimentador o no escuchaban música.

Para evaluar el comportamiento de riesgo, los participantes también podían elegir las distancias a la canasta. Los participantes recibieron puntos incentivados monetariamente por cada prueba exitosa.

Los resultados mostraron que escuchar música no tuvo ningún impacto positivo o negativo en el rendimiento general o en cogniciones autoevaluadas, autoestima de rasgos o ansiedad relacionada con el deporte. Sin embargo, aumentó la sensación de autoestima en los participantes que tenían un buen rendimiento y también aumentó el comportamiento de riesgo, especialmente en los participantes masculinos y los participantes que podían elegir su propia música motivacional.

Además, los investigadores también encontraron que aquellos que tomaron decisiones más riesgosas obtuvieron mayores recompensas monetarias.

“Los resultados sugieren que los procesos psicológicos vinculados a la motivación y la emoción juegan un papel importante para comprender las funciones y los efectos de la música en los deportes y el ejercicio”, dijo Elvers.

“Las diferencias de género en el comportamiento de riesgo que encontramos en nuestro estudio se alinean con lo que estudios previos han documentado”.

Sin embargo, se necesita más investigación para comprender completamente el impacto de la música motivacional en los intrincados fenómenos de la auto-mejora, el rendimiento y el comportamiento arriesgado durante los deportes y el ejercicio.

El estudio aparece en Frontiers in Psychology.

Fuente: Frontiers / EurekAlert

Deja un comentario