La música triste puede evocar una variedad de emociones que pueden ser utilizadas terapéuticamente

Un nuevo estudio llevado a cabo por Investigadores de la Universidad de Durham en el Reino Unido y de la Universidad de Jyväskylä, en Finlandia, demuestra que la música triste podría tener implicaciones en la forma de aplicar la musicoterapia y la rehabilitación ya que puede ayudar a generar ciertos estados de ánimo útiles a nivel terapéutico.

Los investigadores analizaron las experiencias emocionales de 2.436 personas asociadas con la música triste a través de tres encuestas a gran escala en el Reino Unido y Finlandia.

Y explicaron que la mayoría de las personas encuestadas destacaron el carácter agradable de sus experiencias, que en general llevó a mejorar sus estados de ánimo.

Sin embargo, una parte significativa de las personas encuestadas también informaron de experiencias dolorosas asociadas al escuchar música triste, que invariablemente relacionaron con pérdidas personales, como la muerte de un ser querido, un divorcio, una separación, u otra adversidad significativa en su vida.

El investigador principal del estudio, el profesor Tuomas Eerola, Profesor de Música Cognitiva en el Departamento de Música de la Universidad de Durham, comentó: “Investigaciones anteriores en estudios sobre la psicología de la música por sí misma y ésta también el  cine  han hecho hincapié en el placer desconcertante que la gente experimenta cuando se involucran con el arte trágico.

“Sin embargo, hay personas que odian la música que suena triste y evitan escucharla. En nuestra investigación, hemos querido investigar este amplio espectro de experiencias que la gente tiene con la música triste, y encuentra razones tanto para escucharla como para evitarla.

“Los resultados nos ayudan a establecer con exactitud las formas en que ayuda la música a regular el estado de ánimo, así como la forma en que en la rehabilitación musical y la musicoterapia pueden aprovecharse en los procesos de consuelo, alivio y disfrute.

“Los resultados también tienen implicaciones para la comprensión de la naturaleza paradójica del disfrute de las emociones negativas dentro de las artes y la ficción.”

Otra coautora del estudio, la Dra. Henna-Riikka Peltola de la Universidad de Jyväskylä, en Finlandia dijo que la música triste dio lugar a una mezcla de emociones. Y añadió: “Por otra parte, la música triste también está asociada con un conjunto de emociones que dan comodidad para el oyente, y donde los recuerdos y asociaciones desempeñan una parte importante en una experiencia agradable. Y aprovechar esta experiencia para  proporcionar alivio y compañía en las situaciones difíciles de la vida.

“Sin embargo, un gran número de personas también asocian la música con  experiencias tristes y dolorosas. Tales experiencias intensas parecían afectar mental y hasta físicamente”.

A través de las diferentes encuestas se encontraron tres tipos de experiencias asociadas a escuchar música triste (el placer, la comodidad y el dolor).

Los investigadores agregaron que las experiencias  no fueron afectadas por el género o la edad, aunque la experiencia musical y el interés por la música parece que amplifican estos sentimientos.

En general las personas mayores reportaron experiencias reconfortantes cuando escucharon música triste, mientras que para las personas más jóvenes y las mujeres reportaron fuertes sentimientos negativos.

Este estudio confirma que los musicoterapeutas pueden trabajar con las experiencias de sus pacientes para elaborar eventos tristes como la muerte de un cónyuge o hijo.

Fuente: Journal PLOS ONE

Deja un comentario