La preparación mental de un corredor de fondo

En las  competencias  de fondo,  las actuaciones afortunadas o desafortunadas están en gran medida relacionadas con la condición psicológica de los corredores. Esto se da en la preparación deportiva donde además de fortalecer la condición física la  preparación psicológica es uno de los componentes más importantes de todo el sistema de entrenamiento previo a una maratón.

Esta clase de preparación se realiza a través de la formación y fortalecimiento de las cualidades individuales de cada corredor, como son su valor, su confianza en sí mismo, su capacidad para emplear su fuerza, sus recursos mentales y experiencia.

Además de poseer todas las cualidades antes mencionadas, hay que considerar que cada competencia tiene sus dificultades específicas, por lo que cada  corredor debe de desarrollar su capacidad de resiliencia para adaptarse a la condiciones de cada ruta.

Durante el proceso de una competencia de fondo, el corredor debe superar las dificultades internas y externas con una fuerza de voluntad uniforme, fuerte y estable. Una característica destacable de las manifestaciones de voluntad que se manifiesta en lo que llamamos “La estabilidad de los esfuerzos de la voluntad”.

De las otras cualidades individuales importantes para conseguir el éxito en una competencia de resistencia, está la necesidad de sobresalir y la inclinación hacia la satisfacción por medio del éxito, además de que existen estudios que prueban que los corredores de alto nivel destacan por su gran estabilidad emocional, capacidad de autocontrol y regulación de su actividad motora incluso en condiciones de extrema fatiga.

El éxito o la derrota de un corredor están condicionados en gran parte por su condición psicológica en el periodo previo a la competición.

El estrés que se presenta y que es muy común en días previos a la competencia es la situación que provoca en el corredor un estado de excitación emocional, preparando su organismo para la actividad de alta intensidad.

En el mundo deportivo de la alta competencia es muy comentado que la situación competitiva en sí no es la que afecta la condición del corredor, existen razones psicológicas, que favorecen o desfavorecen a cada corredor.

Podemos destacar  dos rasgos básicos que determinan el comportamiento en la actividad deportiva: uno es el caracterizado por el intento de un atleta de conseguir el éxito, el segundo también tiene este fin, que es la prevención del posible fracaso. Así surgen las correspondientes condiciones de “Esperanza del Éxito” o “Miedo al Fracaso” como motivos de la actividad.

Así en atletas con una tendencia muy marcada de intentar conseguir el éxito, aumenta la confianza en sí mismos, sabedores de que han tenido una gran preparación física y mental.

En conclusión podemos decir que ya sea un corredor que por primera vez corre un maratón o un corredor de elite el factor de éxito o fracaso empieza en su cabeza.

 Fuente: http://www.corredoresdelbosquedetlalpan.com.mx  

 

 

Deja un comentario