La privación del sueño puede tener consecuencias graves irreparables

La capacidad de realizar las acciones correctas de alto riesgo, en el mundo real a menudo depende de si un individuo ha tenido una cantidad adecuada de sueño.

En un nuevo estudio de la Universidad del Estado de Washington, unos investigadores crearon un experimento de laboratorio que simula cómo la pérdida de sueño afecta a aspectos esenciales de la toma de decisiones en condiciones de urgencia.

Sus resultados proporcionan una nueva comprensión de cómo conducirse en el día a día  sin dormir durante largos períodos de tiempo pueden poner en riesgo tanto a médicos, socorristas, militares , y otros profesiones en una situación de crisis para tomar decisiones muy importantes.

En el estudio, los investigadores  crearon un experimento de laboratorio que simula cómo la pérdida de sueño afecta a aspectos importantes de la toma de decisiones en situaciones críticas.

Investigaciones previas describen muchos ejemplos de las consecuencias a veces devastadoras de las personas que operan sin dormir lo suficiente. Entre estos ejemplos se pueden resaltar la crisis de la planta de Chernobyl en Ucrania, el derramamiento de petróleo del Exxon Valdez y la explosión del transbordador espacial Challenger. En  todos estos casos los investigadores llegaron a la conclusión de que los operadores privados de sueño jugaron un papel en la causa de estos accidentes.

Uno de los problemas que habían tenido previamente los científicos del sueño había sido la creación de una situación de laboratorio controlado que simulara suficientemente las circunstancias que condujeran  a fallas graves en el juicio en el mundo real. Investigaciones de laboratorio anteriores mostraron consistentemente que la pérdida de sueño degrada la atención, pero las evidencias sobre sus efectos sobre las pruebas de cognición, como la toma de decisiones importantes parecían ser relativamente pequeñas.

El objetivo de los investigadores del presente estudio era cerrar la brecha y capturar los elementos esenciales de la toma de decisiones en el mundo real en un experimento de laboratorio.

Un factor determinante para tomar una decisión correcta es cómo una persona se adapta a la retroalimentación.

En un contexto natural, la toma de decisiones es un proceso dinámico que requiere que una persona sepa qué está pasando en las inmediaciones, como resultado de sus acciones y las circunstancias cambiantes. Un cirujano, por ejemplo, podría notar un cambio en los signos vitales de un paciente a medio camino de una operación a través de un procedimiento. Luego, el cirujano puede usar esta retroalimentación para decidir un mejor curso de acción.

Un aspecto novedoso de este estudio fue que usó una tarea sencilla de laboratorio que captura el aspecto esencial de la toma de decisiones en el mundo real en la adaptación a la nueva información en una situación cambiante.

Los investigadores reclutaron a 26 adultos sanos para tomar parte en el estudio llevado a cabo en el Centro del Sueño Spokane.

Trece de los participantes del estudio fueron seleccionados al azar para tener 62 horas sin dormir, mientras que la otra mitad del grupo se le permitió descansar.

Durante seis días y noches, los participantes vivían en un laboratorio como un hotel donde realizaron una tarea de aprendizaje especialmente diseñado para poner a prueba su capacidad para usar la retroalimentación para orientar las decisiones futuras.

Los investigadores encontraron que la pérdida de sueño puede conducir a malas decisiones que están fuera del control consciente. Por ejemplo, los datos mostraron que no importa lo que una persona quiere hacer para efectuar una elección correcta – la pérdida de sueño hace algo al cerebro que simplemente le impide la utilización eficaz de la retroalimentación.

Algo interesante de este estudio es que  proporciona una nueva herramienta para la investigación de cómo la falta de sueño produce errores de toma de decisiones en situaciones de la vida real, donde la información emerge minuto a minuto.

La gente en ambientes de alta demanda tiene que rendir cuentas por sus acciones aun cuando estén fatigados como todo el mundo. Sin embargo, ahora sabemos que cuando alguien es privado de sueño el cerebro simplemente no puede procesar la retroalimentación de sus acciones y las circunstancias cambiantes.

Los resultados de este estudio nos dicen que poner a  gente con falta de sueño en ambientes peligrosos es una acción inherentemente arriesgada y plantea una serie de implicaciones médicas, legales y financieras.

Fuente: Revista Sleep.

Deja un comentario