SALUD MENTAL

La resiliencia puede ser clave para seguir adelante después de la muerte del cónyuge

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La resiliencia puede ser clave para seguir adelante después de la muerte del cónyuge.

Un nuevo estudio encuentra que los hombres que carecen de resiliencia son especialmente vulnerables a la depresión severa después de que su cónyuge muere.

Pero la resiliencia no tuvo un impacto significativo sobre si una mujer desarrollaría depresión, un hallazgo que los investigadores de la Florida State University creen que puede explicarse porque las mujeres tienen redes sociales más sólidas.

En la investigación, Brittany King, una estudiante graduada en el Departamento de Sociología, junto con la Profesora Asistente Dawn Carr y la Profesora Asociada Miles Taylor, examinaron los síntomas de la depresión en hombres y mujeres mayores antes y después de que experimentaran la pérdida de su cónyuge.

“La gente vive más”, dijo King. “El envejecimiento exitoso es importante, y estos hallazgos se suman a la base de conocimientos que nos ayudará a tener una población de adultos mayores más sólida y saludable”.

El equipo de investigación utilizó datos del Estudio de Salud y Jubilación que encuestó a personas casadas, de 51 años o más, entre 2006 y 2012. Examinaron los cambios en los síntomas depresivos entre los hombres y las mujeres que perdieron a su cónyuge y los que siguieron casados.

La muestra de su encuesta incluyó 2,877 mujeres, 335 de las cuales quedaron viudas y 2,749 hombres, 136 de las cuales quedaron viudos, dentro de un período de cuatro años.

Los investigadores utilizaron las respuestas de la encuesta para dar a cada participante un puntaje de resiliencia simplificado basado en 12 preguntas, como por ejemplo “si algo puede salir mal para mí”, o “tengo un sentido de dirección y propósito en mi vida”.

Los investigadores descubrieron que si un hombre quedaba viudo y tenía una puntuación alta en resiliencia, no experimentaban un aumento en los síntomas depresivos. A pesar de la pérdida de un cónyuge, su nivel de bienestar casi reflejaba el mismo nivel al de sus contrapartes casadas.

Sin embargo, los hombres con una puntuación de resiliencia baja les fue mucho peor. Los varones que quedaron viudos y tenían niveles bajos de resiliencia experimentaron un aumento de aproximadamente tres síntomas depresivos adicionales; sus contrapartes casadas solo experimentaron alrededor de un síntoma depresivo adicional durante un período de cuatro años.

Para las mujeres era diferente.

Las investigadoras encontraron que las mujeres que tenían una puntuación de resiliencia baja experimentaron un ligero aumento en los síntomas depresivos, ya sea que quedaran viudas o estaban casadas. Las mujeres viudas con altas puntuaciones de resiliencia también experimentaron un ligero aumento en los síntomas depresivos.

“Para las mujeres viudas, los altos niveles de resiliencia hicieron poco para reducir los aumentos en la depresión después de la pérdida del cónyuge”, dijo Carr.

“En contraste, los hombres con estos altos niveles de recursos internos superan todo eso, se recuperan realmente bien en un período de cuatro años y siguen adelante. Sin embargo, tener poca capacidad de recuperación parece ser particularmente malo para los hombres que en promedio experimentaron tres síntomas depresivos adicionales de los ocho evaluados”.

Las mujeres que se casaron nuevamente y que tenían altos niveles de resiliencia experimentaron una pequeña disminución de los síntomas depresivos en cuatro años.

Las investigadoras especulan que los recursos externos, como las redes sociales, podrían ser una explicación para la división de género.

Las mujeres tienden a tener más recursos externos en términos de apoyo social, como amigos y familiares. Por otro lado, los hombres mayores pueden ser más vulnerables después de perder su principal contacto social y fuente de atención.

Los investigadores creen que estudios adicionales deberían examinar las diferencias de género luego de la pérdida de un cónyuge y específicamente examinar los recursos internos que pueden ayudar en la ausencia de recursos sociales.

Sus hallazgos aparecen en la revista The Gerontologist.

Fuente: Florida State University

Deja un comentario