La ropa que usamos cambia nuestro modo de pensar

 

La manera en que vestimos puede afectar nuestros procesos mentales y muestras percepciones modificando nuestras mentes y forma de pensar, e incluso nuestras opiniones, según la investigadora Karen J. Pine, de la Universidad de Hertfordshire (HERTS) en el Reino Unido.

Cuando la profesora Pine pidió a un grupo de estudiantes de la Universidad de Hertfordshire que se pusieran una camiseta de Superman causó cierta sorpresa a todos, pero había una razón científica detrás de esta desconcertante solicitud: quería averiguar si la ropa con contenidos heroicos era capaz de cambiar el pensamiento de los participantes.

La Dra. Pine encontró que este tipo de indumentaria estimula la impresión de uno mismo y en la prueba permitió a los estudiantes sentirse más fuertes físicamente.

Éste y otros descubrimientos de cómo la ropa puede cambiar nuestras mentes, es el tema central de su libro titulado “Mind What You Wear: The Psychology of Fashion”, (Fíjese en cómo se viste: La psicología de la moda), publicado en inglés, que desvela las fascinantes consecuencias cognitivas, sociales y emocionales de lo que llevamos puesto.

Según la profesora Pine, “cuando los estudiantes llevaban la camiseta de Superman se calificaban a sí mismos como más agradables y superiores a otros estudiantes, y cuando se les preguntó cuánto peso calculaban que podían levantar físicamente los que llevaban la indumentaria del superhéroe pensaban que eran más fuertes que aquellos que vestían una camiseta convencional o su ropa habitual”.

Según indica la Dra. Pine, los procesos mentales y las percepciones de la gente pueden verse alteradas por la indumentaria, ya que las personas tienden a interiorizar, es decir a incorporar a su propia manera de ser, pensar y sentir, las ideas o acciones ajenas y el significado simbólico de sus ropajes exteriores.

En “Mind What You Wear”, la profesora Pine describe cómo las mujeres que participaron en un examen de matemáticas tuvieron un peor desempeño cuando estaba enfundadas en un traje de baño que cuando llevaban un suéter.

La experta británica también describe cómo el simple hecho de ponerse una bata blanca mejora la agilidad mental de las personas, “porque al llevar esta ropa, su cerebro se prepara para asumir las capacidades mentales que se asocian con ser médico”, según indica.

En una investigación anterior la profesora Pine había descubierto que las mujeres tienen más probabilidades de usar los pantalones vaqueros cuando están deprimidas.

Ahora, en este nuevo estudio, revela que cuando las mujeres están estresadas utilizan menos su armario, dejando de lado el 90 por ciento la ropa, y que la principal razón femenina para vestirse de un modo determinado no es tener un aspecto atractivo, sino sentirse seguras de sí mismas.

Fuente: www.vanguardia.com.mx

 

Deja un comentario