SALUD MENTAL

La terapia de ‘Actualización’ reduce la posibilidad de desarrollar el trastorno de estrés postraumático

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio, publicado en la  revista PLoS ONE dio a conocer que la técnica “updating” o “actualización” – una terapia verbal que por el momento sólo se utiliza para los pacientes con trastorno de estrés postraumático crónico (TEPT) – podría aplicarse más ampliamente a las víctimas de trauma antes de  desarrollar este trastorno, durante un período conocido como la “ventana de consolidación”.

La “ventana de consolidación” se cree que dura alrededor de seis horas después de un evento traumático, y es cuando se establecen y fortalecen los recuerdos de miedo.

El estudio es relevante porque la experiencia de trauma significativo es un evento relativamente común. De hecho, varios millones de personas experimentan un evento traumático en su vida.

En el estudio, los investigadores analizaron dos técnicas cognitivo-conductuales que se utilizan para tratar el TEPT.

La primera fue la ‘actualización’, donde los recuerdos traumáticos son re-escritos con información sobre los hechos, con lo que se le da un nuevo significado a un traumatismo.

La segunda estrategia fue evaluar la “terapia de exposición” – una técnica usada para la ansiedad que implica la presentación del objeto original de temor durante un tiempo suficiente para disminuir la intensidad de una reacción emocional.

En el estudio, 115 participantes vieron una serie de seis fragmentos de películas con contenidos de imágenes de la vida real de los seres humanos y animales en peligro, un procedimiento usado regularmente para investigar los factores causales en el desarrollo de TEPT.

Los investigadores encontraron que la actualización de la memoria sobre un trauma con información sobre el destino de los protagonistas de las películas redujo la frecuencia de los recuerdos intrusivos a la mitad (5.6% de recuerdos intrusivos en promedio) en comparación con los del grupo de la exposición (11.2% donde las películas se vieron de nuevo) ; y el grupo control (10.6% donde los participantes veían películas no traumáticas).

Además, una medida de auto-reporte de angustia causada por estas intrusiones encontró que era mucho más bajo en el grupo de actualización (19.7% de valoraciones) en comparación con la exposición (27.2%) y el grupo control (25.5%).

La actualización también llevó a la mayor disminución de la angustia y los mayores cambios en la excitación física (medida por la respuesta galvánica de la piel) cuando los participantes se enfrentaron a los recordatorios del trauma.

Los investigadores descubrieron que una fuerte respuesta inicial a las películas predijo significativamente el desarrollo de los síntomas de TEPT. Esto sugiere diferencias individuales marcadas en cómo las personas responden inicialmente a experiencias traumáticas, lo que podría abrir la posibilidad de un apoyo adaptado para aquellas personas identificadas como de mayor riesgo de desarrollar síntomas de TEPT.

La Dra. Victoria Pile, autora principal del estudio  del Kings College of London, dijo: “Aunque la mayoría de la gente va a experimentar un evento traumático en su vida, casi todos se recuperarán con el tiempo de los síntomas de estrés postraumático que se desarrollan inicialmente.

“Sin embargo, el nueve por ciento de la población si  desarrollará el TEPT. Nuestros resultados tienen implicaciones importantes para la identificación de las personas en riesgo, así como para el diseño de nuevas intervenciones tempranas para prevenir el desarrollo de TEPT.

“Esta investigación sugiere que el averiguar lo que realmente sucedió tan pronto como sea posible después del trauma podría cambiar la forma en como la memoria  almacena recuerdos y así limitar los efectos devastadores de trastorno de estrés postraumático.

“Podría ser particularmente relevante para los grupos expuestos regularmente a un trauma, como los trabajadores en servicios de emergencias, personal militar y periodistas en zonas de conflicto, que tienen mayores tasas de TEPT y para los cuales actualmente no existen intervenciones establecidas para prevenir el desarrollo de TEPT.”

La Dra. Jennifer Wild, coautora del estudio de la University of Oxford, agregó que: “El enfoque de actualización es indoloro y no conlleva efectos secundarios dañinos. Con este enfoque, el cerebro parece volver a codificar el recuerdo traumático con la nueva información, por lo que la memoria está menos aterrada y es menos probable que se active en el futuro”.

Fuente: Revista PLoS ONE

Deja un comentario