La terapia familiar es también eficaz para preadolescente deprimidos

Una investigación reciente sugiere que la psicoterapia familia es más eficaz para el tratamiento de niños preadolescentes con  depresión que la terapia centrada en los niños.

Muchas personas están preocupadas de que los preadolescentes con trastornos depresivos pueden no ser bien diagnosticados e irse a casa sin tratamiento. Esto se debe a que algunas personas  a menudo no cumplen con los criterios diagnósticos para el trastorno depresivo mayor.

Sin embargo, los preadolescentes con síntomas depresivos tienen un mayor riesgo de experimentar trastornos depresivos mayores en la adolescencia.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh asignaron aleatoriamente a 42 preadolescentes (de ente 7 a 12 años) con depresión a una de dos condiciones de tratamiento (Terapia familiar y Terapia individual).

Los síntomas depresivos en niños se midieron con una  escala de calificación de la depresión que fueron valorados por un pediatra, y cuestionarios del estado de ánimo tanto en los niños como con sus padres.

Los preadolescentes que recibieron terapia familiar tuvieron mayores tasas de remisión (66 por ciento vs. 31 por ciento), una mayor disminución de los síntomas depresivos de pre y post-tratamiento, y los síntomas depresivos más bajos después del tratamiento.

Los niños que reciben terapia familiar también informaron reducciones significativas en los síntomas de ansiedad.

Además, el estudio demostró que la terapia familiar ayudó a reducir el deterioro social en preadolescentes deprimidos, y estos cambios se asociaron con disminuciones en sus síntomas depresivos.

Estos resultados proporcionan un fuerte apoyo para la terapia familiar por su efectividad para  el tratamiento de la depresión en los niños entre las edades de 7 a 12 años.

También pone de relieve la importancia de la intervención temprana para preadolescentes deprimidos que están en riesgo de sufrir trastornos depresivos mayores en la  adolescencia.

Fuente: Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry

Deja un comentario