La Terapia Psicocorporal trabaja con el cuerpo, la mente y las emociones para alcanzar un equilibrio integral

La Terapia Psicocorporal, combina a través de diferentes técnicas terapéuticas, la exploración del cuerpo, la mente y las emociones, para conocer las causas del malestar físico y emocional. Observando las necesidades profundas del cliente, se accede a través de la sabiduría del cuerpo a los conflictos reprimidos y a las experiencias traumáticas que no se han podido elaborar y que han quedado retenidas y envueltas en la coraza muscular. Se trata de restablecer el equilibrio y la flexibilidad a través del reordenamiento corporal.

Los procesos energéticos del cuerpo están relacionados con los estados emocionales. Lo que pensamos afecta a como nos sentimos y cuanto más vivo esta alguien, más energía tiene.  Por el contrario la tensión y rigidez crónica disminuye la vivacidad y el flujo energético hasta enfermar.

 Durante la infancia reprimimos todos aquellos afectos que pueden poner en peligro nuestra estabilidad emocional y la pérdida del amor de las figuras parentales. Aprendemos a reprimir nuestras necesidades, con mecanismos de supervivencia inconscientes y el cuerpo va perdiendo espontaneidad y autoexpresión, se desarrollan determinados patrones corporales aprendidos que se vuelven crónicos y perturban la salud emocional, mental y física de la persona.

 La estructura del proceso terapéutico en la terapia corporal, posee las características propias de una investigación arqueológica. El terapeuta va de lo superficial a lo profundo y a medida que  va profundizando va encontrando vivencias y episodios más antiguos.

La observación de la estructura física del paciente es una información de suma importancia para el terapeuta, dado que le permite poseer una idea general de la problemática central .Observando las compensaciones del cuerpo, las desviaciones respecto a su eje anatómico, los cortes energéticos, las tensiones crónicas en la musculatura, el terapeuta puede conocer algo sobre la historia del paciente.

El establecimiento del vínculo terapeuta-paciente es la parte más delicada del proceso terapéutico, ya que se tiene que pensar  básicamente que  todos los conflictos psicocorporales fueron generados dentro del marco relacional entre el cliente y las figuras parentales o relacionales. Solamente dando la bienvenida a lo que aparezca, sean emociones, sensaciones o sentimientos, dejando que el cuerpo hable y encuentre el camino, sin forzar y sin jugar, solo estando presente , el terapeuta podrá ayudar a una ampliación de la conciencia ,al alivio del dolor y a un crecimiento y desarrollo personal genuino del paciente.

 En la Terapia Psicocorporal se trabaja con varias  técnicas las cuales solo se nombraran y se abordaran en un siguiente artículo. Estas son: Sensopercepción, Respiración, Movimientos, Segmentos Corporales, Postura y Contacto físico

Algunos objetivos que se buscan a través de la Terapia Psicocorporal son:  Eliminar tensiones musculares crónicas, Restablecer el flujo energético, Aumentar la conciencia corporal, Liberar la rigidez respiratoria, Reconexión corporal, Conectar los bloqueos musculares con emociones reprimidas, Fluir y favorecer los cambios internos así como tensiones psíquicas

Si quieres profundizar en el tema está el libro Las emociones en el cuerpo: como afectan nuestro carácter y como sanarlas  de Roberto Navarro Arias ,  Editorial Pax México

Fuente:  http://terapiasmentecuerpoalma.blogspot.mx  

 

Deja un comentario