SOCIAL

La testosterona puede aumentar el narcisismo y la corrupción entre los que tienen poder

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La testosterona puede aumentar el narcisismo y la corrupción entre los que tienen poder.

Una nueva investigación sugiere que las personas con mayor testosterona pueden estar más inclinadas a abusar de su poder. El estudio, publicado en la revista Journal of Experimental Psychology: General, encontró que la testosterona estaba vinculada a un sentido de merecimiento y una voluntad de explotar a los demás.

“Creo que hay muchas oportunidades para que los líderes hagan el bien en este mundo. Sin embargo, a lo largo de la historia y hasta el día de hoy, si miras las noticias y las redes sociales, muchos líderes usan su poder para su propio bien y no para el bien de los demás “, dijo Nicole Lisette Mead de la Universidad de Melbourne, autora principal del estudio.

“Parecía haber una gran similitud entre el comportamiento de los poderosos y el comportamiento del narcisista. Investigaciones anteriores sugieren que los narcisistas son más propensos a tomar posiciones de poder, pero me preguntaba si el poder mismo podría producir un narcisista”.

El estudio de 206 hombres y mujeres encontró que aquellos con niveles más altos de testosterona para su género tendían a volverse más narcisistas y corruptos cuando se les ponía en una posición de poder.

“Cuando a las personas con alta testosterona se les otorga poder social, comienzan a creer que tienen derecho a un tratamiento especial y que pueden explotar a otros para sus propios fines. Esto significa que no creen que las reglas, ni siquiera la ley, se apliquen a ellas y que pueden jugar según sus propias reglas “, dijo Mead.

En el estudio, los investigadores asignaron al azar a los participantes en dos condiciones separadas. En una condición, se les dijo a los participantes que se convertirían en el “jefe” en una tarea grupal. En la condición de control, se les dijo a los participantes que todos los miembros del grupo tendrían el mismo control sobre la tarea.

Las personas con mayor testosterona en la condición de jefe tenían más probabilidades de estar de acuerdo con afirmaciones como “insisto en obtener el respeto que me corresponde” y “no hay nada de malo en tomar el crédito de vez en cuando por las ideas de uno de sus subordinados”. Esto no sucedió en aquellos con niveles bajos de testosterona.

“La buena noticia es que las personas con niveles bajos de testosterona e incluso con testosterona promedio no se volvieron narcisistas cuando ganaron poder social, que fue aproximadamente el 85% de nuestra muestra. Entonces, el poder social tiene los peores efectos cuando llega a las manos de quienes más lo quieren y es más probable que lo consigan “, explicó Mead.

“De esta forma, debemos ser más cuidadosos con la selección de líderes (elegir personas interesadas en promover el bien del grupo en lugar de ellos mismos) y sobre la regulación y transparencia del comportamiento de los líderes (explotar a otras personas y tomar más de una persona merece a menudo sucede en las sombras)”.

El estudio, como todas las investigaciones, tiene algunas limitaciones.

“La mayor advertencia es que no sabemos ‘por qué’. En otras palabras, ¿por qué las personas con alta testosterona muestran un aumento en la explotación y el sentido de derecho sobre otras personas cuando están dotadas de poder?, comentó Mead.

“Podría deberse a una variedad de razones diferentes. Sospechamos, en base a nuestra investigación pasada, que es porque los sentimientos de explotación y derecho a manejar a los demás los ayudan a mantener un espacio de poder entre ellos y los demás. En otras palabras, les ayuda a proteger su poder”.

“Los líderes que son narcisistas pueden ser muy difíciles de tratar”, agregó Mead. “Algunas sugerencias para un buen manejo de estos líderes que son narcisistas:

 1) Enfocar al líder en la competencia con otros grupos o empresas; de esta manera no estarán tan concentrados en competir, sino que se concentrarán en reunir a las tropas para vencer a la competencia”.

“2) Los narcisistas a menudo no toman la perspectiva de los demás; por lo que el líder narcisista debe considerar “¿qué pensaría la otra persona?”; realmente les importa ser adorados, por lo que esto puede ayudarles a ver dónde sus acciones podrían ser perjudiciales para ellos a largo plazo”.

“3) Hay fuerza en los números. Tal vez no puedas enfrentar al narcisista por ti mismo, pero con el apoyo suficiente de otras personas que se encuentran en una situación similar, puedes ganar la partida. Toma como ejemplo el movimiento #MeToo. El poder es social; si los líderes no tienen seguidores, no tienen poder”.

Fuente: www.psypost.org

Referencia:

Titulo del estudio, “Power Increases the Socially Toxic Component of Narcissism Among Individuals With High Baseline Testosterone“,escrito por Nicole L. Mead, Roy F. Baumeister, Anika Stuppy y Kathleen D. Vohs. Journal of Experimental Psychology: General,

Deja un comentario