SALUD MENTAL

Las actividades culturales pueden ayudar a reducir el riesgo de dolor crónico

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las actividades culturales pueden ayudar a reducir el riesgo de dolor crónico.

¿Alguien te había dicho que ir a un museo o un concierto podría reducir tu riesgo de desarrollar dolor crónico?

Es cierto, según un nuevo estudio publicado en el Journal of Pain.

Los investigadores analizaron los datos de un estudio de 10 años que rastreó la progresión del dolor en más de 2,600 adultos mayores que viven en Inglaterra. Ninguno de los participantes sufría dolor crónico al inicio del estudio, pero después de diez años, más del 42 por ciento había experimentado dolor crónico de moderado a severo.

Las mujeres (60%) tenían más probabilidades de informar dolor crónico, junto con aquellas que vivían solas, tenían menos educación, menos riqueza, dormían mal o estaban deprimidas. No es de extrañar, ya que muchos estudios han encontrado que esas condiciones a menudo se asocian con dolor crónico.

Los investigadores también querían saber con qué frecuencia las personas se ejercitaban o participaban en eventos sociales, como grupos comunitarios (partidos políticos, sindicatos o clubes deportivos) o actividades culturales (visitando museos, galerías de arte o conciertos).

Curiosamente, el ejercicio físico moderado no pareció tener ningún efecto sobre la incidencia del dolor crónico, pero la actividad vigorosa regular como el estiramiento y el entrenamiento de resistencia redujeron el riesgo de desarrollar dolor, especialmente cuando se combinó con actividades culturales.

“Este estudio también encontró evidencia de que los factores psicosociales pueden proteger contra el desarrollo del dolor crónico, en particular la participación en actividades culturales como ir a museos, galerías de arte, exposiciones, conciertos, el teatro o la ópera”, escribió la autora principal, la Dra. Daisy Fancourt, una asociada de investigación senior en la University College London.

Fancourt y sus colegas creen que ir a un museo o a un concierto no solo proporciona una actividad física suave, sino también beneficios psicológicos derivados del compromiso social y de experiencias culturales positivas.

“Cabe destacar que estos beneficios psicológicos positivos no se han encontrado consistentemente para la pertenencia a un grupo comunitario, lo que podría explicar las diferencias en asociación con el dolor crónico encontradas en este estudio. De hecho, es notable que para los participantes que experimentaron dolor generalizado, solo se encontraron factores psicosociales, no factores físicos, que reducen el riesgo “, dijo Fancourt.

El estudio fue de naturaleza observacional y no prueba que las experiencias culturales puedan prevenir el dolor crónico. Pero a diferencia de la dieta y el ejercicio, sugiere una forma alternativa de reducir el riesgo de dolor crónico que la mayoría de las personas encontraría agradable. Y tal vez esa es la lección más importante.

Fuente: www.painnewsnetwork.org

Deja un comentario