SALUD MENTAL

Las distracciones positivas pueden mejorar nuestro rendimiento

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Si bien es comúnmente aceptado que las distracciones negativas interfieren con nuestra capacidad de permanecer realizando una tarea, un nuevo estudio sugiere que las distracciones positivas en realidad pueden ayudar a nuestro rendimiento.

El hallazgo es una buena noticia para aquellos que gustan de realizar varias tareas a la vez y la comprensión de las respuestas del cerebro que puede conducir a nuevas estrategias para mejorar la salud emocional.

Los investigadores del Instituto Beckman de Ciencia y Tecnología Avanzada de la Universidad de Illinois investigaron cómo el cerebro procesa las distracciones cuando se está tratando de conseguir concluir con un trabajo.

Según Alexandru Iordan (estudiante graduado en neurociencia y co-autor del presente trabajo), la mayoría de los estudios se han concentrado en lo negativo de las distracciones y como esto impacta en nuestra capacidad para completar una tarea. Sin embargo, pocos estudios se han centrado en cómo las distracciones positivas  impactan nuestra capacidad.

La investigación, dirigida por el Dr. Florin Dolcos (profesor asistente de psicología en Illinois y miembro del Grupo de Neurociencia Cognitiva de Beckman), investigó la diferencia entre las distracciones positivas y negativas. Los investigadores también utilizaron equipos de resonancia magnética para evaluar cómo responde el cerebro durante estas distracciones.

A los participantes del estudio se les mostró una serie de imágenes de rostros de personas y se les pidió que los mantuvieran en sus mentes durante unos segundos. Después de un breve retraso, se les pidió que indicaran si habían visto ciertas caras específicas o no. Durante la demora, a los participantes se les mostró una mezcla de imágenes positivas, neutras y negativas; las imágenes negativas y positivas fueron seleccionadas para producir respuestas en general de manera similar.

Se registraron las respuestas cerebrales para evaluar que partes del cerebro se activaron cuando se mostraron las imágenes que distraían.

Los hallazgos indican que las imágenes positivas y negativas afectan el cerebro, pero que las distracciones positivas están relacionadas con un mayor rendimiento, en comparación con la distracción negativa. En otras palabras, al ver por ejemplo a un  cachorrito simpático que nos llama la atención, no va a interferir con la realización de la tarea en cuestión que estemos realizando como por ejemplo el recordar el número de teléfono de nuestra tía.

“El principal resultado es que las distracciones positivas no interfieran con el rendimiento de nuestra memoria”, dijo Iordan, “de hecho,  en realidad ayudan en comparación con las distracciones negativas, a pesar de que pueden producir respuestas emocionales igualmente intensas.”

Los investigadores descubrieron que la corteza prefrontal medial y las cortezas parietal laterales se comportaron de manera diferente cuando los sujetos vieron distractores negativos en comparación con los positivos.

“Encontramos que la corteza prefrontal medial se comunica más con la corteza parietal lateral bajo distracciones negativas. Este aumento de la comunicación no suele ocurrir en este tipo de tareas, ya que estas dos regiones son parte de distintas redes cerebrales. Esto también podría explicar por qué los estímulos negativos afectaron el rendimiento de la memoria “, comentó Iordan.

Mediante la identificación de la actividad en estas regiones, los investigadores esperan que puedan desarrollar métodos para ayudar a los que tienen trastornos emocionales como la ansiedad o la depresión. Dolcos espera que las futuras investigaciones aporten la información necesaria para cambiar la respuesta de estas áreas del cerebro, con el fin de prevenir la depresión clínica y ansiedad.

“Estas áreas, junto con otras identificadas, podrían ser utilizadas como marcadores para ser monitoreadas en las intervenciones que se dirigen a las respuestas que reducen el impacto de los desafíos emocionales”, dijo Dolcos.

“Es importante encontrar tales marcadores, porque estos cambian en la depresión y la ansiedad, que se caracterizan por un aumento de la sensibilidad a las emociones negativas y la reducción de la respuesta a las emociones positivas.”

Fuente: Cerebral Cortex Journal

Deja un comentario