EDUCATIVA

Las experiencias de aprendizaje del mundo real pueden ayudar a los niños a retener el conocimiento

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las experiencias de aprendizaje del mundo real pueden ayudar a los niños a retener el conocimiento.

Un nuevo estudio encuentra que las experiencias de aprendizaje del mundo real, como participar en un campamento de verano centrado en los animales, pueden mejorar significativamente el conocimiento de los niños en solo unos pocos días.

Significativamente, este tipo de aprendizaje en el mundo real ofrece algo más que un aumento en el conocimiento fáctico, dicen los investigadores. Mejora la forma en que los niños organizan lo que saben, que es un componente clave del aprendizaje.

El nuevo estudio, publicado en el Journal of Experimental Child Psychology, es uno de los primeros en mostrar qué tan rápido pueden ocurrir los cambios en la organización del conocimiento en los niños.

“Esto sugiere que la organización del conocimiento no requiere años para suceder. Puede ocurrir con una experiencia de aprendizaje breve y naturalista”, dijo la Dra. Layla Unger, autora principal del estudio e investigadora postdoctoral en psicología en la Universidad Estatal de Ohio (UEO). “Destaca el potencial enriquecedor de los programas del mundo real, como los campamentos de verano. Que no no son sólo recreación”.

“No sabíamos si llevaría meses o años para que los niños lograran esto. Ahora tenemos evidencia de que puede suceder en días”, dijo Unger.

Unger realizó la investigación con la Dra. Anna Fisher, profesora asociada de psicología en la Universidad Carnegie Mellon. Observaron a 28 niños, de 4 a 9 años de edad, que asistieron a un campamento de zoológico de verano de cuatro días en Pittsburgh.

Los asistentes al campamento del zoológico se compararon con un grupo de control de 32 niños que participaron en un campamento de verano diferente en un vecindario cercano de Pittsburgh, que no estaba en el zoológico y no involucraba animales.

Al principio y al final de cada campamento, todos los niños completaron dos pruebas diferentes que midieron qué tan bien entendían las diferencias entre los mamíferos, las aves y los reptiles.

El campamento del zoológico incluyó lecciones, interacciones con animales preservados y vivos, recorridos por el zoológico, juegos y sesiones de manualidades.

“La mayoría de los temas en el campamento del zoológico no estaban orientados a enseñar explícitamente a los niños a grupos taxonómicos biológicos”, comentó Unger. “Así que los niños no pasaban todos los días hablando sobre las diferencias entre mamíferos, aves y reptiles”.

Al comienzo de los campamentos, los niños de ambos grupos tenían conocimientos similares sobre las relaciones entre los mamíferos, las aves y los reptiles. Pero los asistentes al campamento del zoológico sabían mucho más al final de su campamento de cuatro días, mientras que los otros no.

Los niños que habían asistido al campamento del zoológico mostraron un aumento del 64 por ciento en las calificaciones de las pruebas en una evaluación desde el principio hasta el final del campamento, y un aumento del 35 por ciento en la otra. No es sorprendente que no haya cambios en los puntajes de las pruebas entre los niños en el otro campamento.

Es importante destacar que este estudio no fue diseñado para probar si una lección de cuatro días en el aula sobre animales podría producir los mismos resultados que la experiencia de cuatro días en el zoológico, dijo Unger. Pero otros estudios muestran que una clase puede no tener el mismo efecto positivo, en parte porque podría no comprometer a los estudiantes tanto como la experiencia del mundo real.

Fuente: Universidad Estatal de Ohio

Deja un comentario