Las mujeres son más altruistas que los hombres

Una nueva investigación sugiere que las mujeres son por instinto más desinteresadas que los hombres, un hallazgo que sigue siendo cierto incluso entre las mujeres que se identifican con los rasgos masculinos.

Investigadores de la Universidad de Yale realizaron un meta análisis de 22 estudios y descubrieron que incluso las mujeres que emanan poder, dominio, e independencia son aún más filantrópica que los hombres.

“Vivimos en una sociedad en la que se espera que las mujeres sean altruistas, mucho más que los hombres”, dijo el Dr. David Rand, profesor asociado de psicología y economía, y autor del estudio.

“Así que las mujeres sufren más consecuencias negativas por no ser altruistas, lo que conduce a ellas a desarrollar respuestas intuitivas que favorecen la generosidad.”

Para el estudio los investigadores analizaron el papel que tiene el género en las respuestas que dieron en el Juego del Dictador. Este juego pone a prueba el interés económico de los individuos pidiéndoles que digan como van a dividir su dinero con un desconocido.

En investigaciones anteriores, Rand había encontrado poca diferencia entre hombres y mujeres en la forma en como la intuición afecta a la cooperación, donde las personas trabajan juntas para crear beneficios mutuos.

Tanto los hombres como las mujeres fueron menos propensos a cooperar con los demás cuando tuvieron la oportunidad de deliberar y pensar cuidadosamente acerca de su decisión.

Sin embargo, en los experimentos que miden el altruismo  (dar sin la posibilidad de recibir cualquier cosa) sólo las mujeres tienden a ser más generosas cuando son empujadas para responder con rapidez, o intuitivamente. Los hombres resultaron ser más egoísta, independientemente de si actúan de manera intuitiva o deliberar.

Curiosamente, dicen los investigadores, esta conducta se mantuvo incluso para las mujeres que se vieron a sí mismas con los rasgos tradicionalmente masculinos, como el poder, la dominación, o la independencia.

Sin embargo, cuando fueron empujadas a deliberar, las mujeres que se vieron a sí mismas con los rasgos más masculinos, al igual que los hombres, tenían menos probabilidades de ser altruista.

Las mujeres que se vieron a sí mismas con más rasgos tradicionales femeninos – tales como la compasión y la bondad – continuaron siendo altruista, incluso cuando se les dio la oportunidad de deliberar sobre su elección.

Fuente: Journal of Experimental Psychology

Deja un comentario