Las neurofinanzas nos pueden evitar dolores de cabeza a la hora de manejar nuestro dinero

Un informe del banco Credit Suisse  demuestra cómo las neurofinanzas nos permiten determinar qué errores económicos tienen un origen biológico y, por lo tanto, ser más cautos a la hora de invertir nuestro dinero.

Hay muchos aspectos de la vida en el que cometemos errores. Aunque ya tengamos experiencia tropezamos una y otra vez. Particularmente en el mundo financiero, continuamente tomamos decisiones que los economistas consideran irracionales.

Jugamos la lotería aunque generalmente perdemos. Vamos a Las Vegas, jugamos a la ruleta y cuando perdemos decimos, “sabía que debía haber apostado al negro”. Compramos esa hermoso chamarra que vimos en la tienda incluso si está fuera de nuestro presupuesto.

Nuestro cerebro no está diseñado para las decisiones financieras o para los complejos mercados financieros. Cuando el cerebro humano comenzó su desarrollo complejo, se crearon redes neuronales simples. A partir de ahí, continuó desarrollándose durante millones de años.

Nuestros antepasados pasaron la mayor parte de su tiempo luchando por sobrevivir: buscando comida, reproducirse y evitando a los enemigos naturales. No fue sino hasta el último milenio que también empezamos a usar y a desarrollar nuestro cerebro para decisiones financieras.

Las finanzas conductuales muestran que, cuando se trata de riesgo e incertidumbre, el comportamiento de los inversionistas se desvía mucho del escenario ideal del inversionista racional. Los inversionistas típicos son víctimas de una matriz de obstáculos psicológicos.

Por eso es recomendable que estudiemos más acerca de las neurofinanzas y evitar así dolores de cabeza futuros.

 Fuente: http://eleconomista.com.mx

Deja un comentario