Las notificaciones del teléfono celular cuando vamos conduciendo son tan graves como el contestar una llamada

De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Florida, el recibir una notificación en nuestro teléfono celular puede causar una distracción suficiente para afectar nuestra capacidad de concentrarnos en una tarea determinada.

“El nivel de cuánto afecta el recibir una notificación en nuestro celular es realmente impactante”, dijo Courtney Yehnert, coordinador de la presente investigación.

“Aunque estas notificaciones son generalmente de corta duración, que aunque pueden parecer inofensivas, ha demostrado dañar el desempeño de las tareas”, escribieron los investigadores en el estudio.

“Las notificaciones de los telefónicas celulares alteran significativamente el rendimiento en una tarea de atención exigente, incluso cuando una persona no interactúa directamente con un dispositivo móvil durante la tarea.”

Es bien sabido que el uso de un teléfono móvil mientras se realiza otra tarea se asocia con un peor rendimiento. Eso es porque la gente tiene poca capacidad de atención que pueda ser dividida entre tareas, explicaron los investigadores.

Este nuevo estudio encontró que el simple hecho consciente de una llamada o un texto perdido puede tener el mismo efecto que contestar el celular.

Los investigadores dicen que sus hallazgos son importantes porque muchas campañas de información pública destinadas a detener el uso del teléfono celular mientras se conduce, a menudo enfatizan el esperar a responder a los mensajes y llamadas.

Sin embargo, incluso el esperar a contestar una llamada o leer un mensaje de texto tiene un costo en la atención, según los investigadores. Basta recordar que tenemos que realizar alguna acción en el futuro es suficiente para alterar el rendimiento en una tarea concurrente sin relación, señalan los investigadores.

Para su estudio, los investigadores compararon el desempeño de los participantes en una tarea de atención exigente, que se dividió en dos partes. En la primera parte, se pidió a los participantes que completaran una tarea. Durante la segunda parte, a pesar de que no eran conscientes de ello, los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos: Llamada entrante al celular, recibir un mensaje de texto, o ninguna notificación.

Las llamadas y mensajes automatizados fueron enviados a los teléfonos celulares de los participantes en los dos primeros grupos sin el conocimiento de que las notificaciones provenían de los investigadores.

Los investigadores descubrieron que los participantes que recibieron notificaciones cometieron más errores en las tareas asignadas a llevar a cabo que los que no lo hicieron. De hecho, el estudio encontró, que el aumento de la probabilidad de cometer un error era más de tres veces mayor para los que recibieron las notificaciones. Los que recibieron llamadas a su celular les fue peor en la tarea que los que recibieron una alerta de texto.

Luego, los investigadores compararon sus resultados con los hallazgos de otros estudios que exploraron el impacto cuando en la realidad se usa un teléfono celular y su afectación en el rendimiento atención. Encontraron que sus resultados fueron similares, lo que sugiere que la recepción de la notificación, aunque no se responda es tan molesta como en realidad contestar el teléfono o responder a un mensaje de texto.

“Una leve distracción puede tener efectos graves, potencialmente mortales si esa distracción se produce en el momento equivocado”, dijo Cary Stothart quien es el autor principal del estudio. “Cuando se conduce, es imposible saber cuándo se va a producir ‘el momento equivocado’. Nuestros resultados sugieren que es más seguro para las personas el silenciar o apagar sus teléfonos y ponerlos fuera de la vista durante la conducción”.

Fuente: Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance.

Deja un comentario