NOTICIAS

Las siestas pueden ayudar en la toma de decisiones

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las siestas pueden ayudar en la toma de decisiones.

Una nueva investigación realizada por científicos de los EE. UU., encuentra que incluso las siestas cortas pueden ayudar a las personas a evaluar mejor las ventajas y desventajas de una decisión difícil. Los investigadores midieron los cambios en la actividad cerebral y las respuestas de las personas antes y después de una siesta y encontraron que retrasar una decisión hasta después de que uno “duerma” es un buen consejo.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Bristol trataron de comprender si un corto período de sueño puede ayudarnos a procesar información inconsciente y cómo esto podría afectar el comportamiento y el tiempo de reacción.

Los investigadores descubrieron los beneficios de un corto período de sueño en la función cognitiva del cerebro y revelaron que incluso durante períodos cortos de sueño procesamos información de la que no somos conscientes.

Aunque estudios anteriores han confirmado que el sueño ayuda a resolver problemas, lo que resulta en una mejor cognición al despertar, no estaba claro si se requiere algún tipo de proceso mental consciente antes o durante el sueño para ayudar a resolver problemas.

En este estudio, los investigadores escondieron a los participantes información presentándola muy brevemente y “enmascarándola”. Esto significa que la información nunca fue percibida conscientemente, una técnica llamada tarea principal enmascarada.

Sin embargo, la información oculta se procesó a un nivel subliminal en el cerebro y se midió la medida en que interfiere con las respuestas a la información percibida conscientemente.

Dieciséis participantes sanos en un rango de edades fueron reclutados para participar en un experimento. Los participantes realizaron dos tareas: la tarea principal enmascarada y una tarea de control donde los participantes simplemente respondieron cuando vieron un cuadrado rojo o azul en una pantalla. Los participantes practicaron las tareas y luego se quedaron despiertos o tomaron una siesta de 90 minutos antes de volver a hacer las tareas.

Usando un electroencefalograma (EEG), se registró la actividad eléctrica producida naturalmente en el cerebro. A partir de esto, los investigadores midieron el cambio en la actividad cerebral y la respuesta antes y después de la siesta.

La suspensión (pero no la reactivación) mejoró la velocidad de procesamiento en la tarea principal enmascarada pero no en la tarea de control, lo que sugiere mejoras específicas del sueño en el procesamiento de números primos presentados de forma subconsciente.

El hallazgo de que la información adquirida durante la vigilia puede potencialmente procesarse de alguna manera más profunda y cualitativa durante el sueño puede usarse para optimizar el comportamiento humano dirigido hacia el objetivo.

La Dra. Liz Coulthard, profesora y consultora senior en neurología de la demencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol, dijo: “Los hallazgos son notables porque pueden ocurrir en ausencia de conciencia intencional inicial, mediante el procesamiento implícitamente de las pistas debajo de los participantes alerta consciente.

“Se necesita más investigación en un tamaño de muestra más grande para comparar si los resultados difieren entre las edades, y el estudio de los mecanismos neuronales subyacentes”.

Los hallazgos de este estudio aparecen en el Journal of Sleep Research.

Fuente: Universidad de Bristol / EurekAlert

Deja un comentario