NOTICIAS

Lo que podemos aprender los humanos de los perros

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Lo que podemos aprender los humanos  de los perros.

De un estudio reciente podemos aprender mucho de los dueños que entrenaban a sus perros para discriminar entre dos objetos: un mono y un pato. Una vez que los perros podían discriminar de manera confiable entre estos objetos, hicieron que los perros ingresaran en un escáner de resonancia magnética  donde se  observó el cerebro de cada uno mientras respondía a las palabras familiares para los dos objetos, así como dos pseudo-palabras que los perros nunca habían escuchado antes

Los resultados mostraron que los perros respondieron de manera diferente a las palabras conocidas que a las pseudo palabras. En particular, las pseudo-palabras mostraron una activación sustancialmente mayor que las palabras conocidas, y la mayor parte de esta activación tuvo lugar en la corteza auditiva y en las regiones cercanas del área parietotemporal.

Esto es diferente de los humanos observados en un experimento similar. Los humanos muestran una mayor activación de las palabras conocidas, y la mayor parte de esta activación se realiza en regiones a las que se hace referencia colectivamente como red semántica general .Uno podría sentirse tentado a decir que, dado que los perros no muestran un patrón de activación similar al patrón humano de la red semántica general, no tienen semántica. Pero eso sería como decir que nuestra computadora no tiene semántica porque tampoco muestra un patrón de activación similar. No tiene sentido crear imágenes en nuestra computadora porque no tiene cerebro. Sin embargo, tiene semántica, porque la hemos programado para tenerlas. La semántica no requiere un área específica del cerebro.

A sabiendas, los autores evitan este problema de inferencia inversa. En cambio, sugieren que la región parietotemporal parece asociada con la detección de nuevas palabras en perros. Esta es una inferencia difícil, pero es lo suficientemente cierto. Sin embargo, es importante recordar que la exposición repetida a un estímulo conduce a lo que se llama supresión de repetición. Las áreas que inicialmente son activas se vuelven menos activas con la exposición repetida.

Algunos investigadores sugieren que esto tiene que ver con un fenómeno conocido como el afilado (Grill-spector et al, 2006). Afilar quiere decir que el cerebro mejora lo que importa de lo que no importa. Cuando escuchas por primera vez una señal extraña, puedes mirar a tu alrededor, prestando atención a muchas cosas, mientras intentas descubrir qué es. Pero más adelante, una vez que te das cuenta de que el nuevo se ttrata de un tono de llamada de tu teléfono, por ejemplo, tu cerebro muestra menos activación la próxima vez que escuche la señal (ahora no tan rara).

Cuanto más familiar es la señal, menor es la activación del cerebro. Este patrón de activación general a específica es similar a lo que hacen las redes neuronales profundas durante el entrenamiento: a menudo comienzan por sobregeneralizar y luego a afilar.

Esta sobregeneralización es una forma de confusión. De hecho, podría ser la sensación de confusión. Hay más activación en todas partes a medida que el cerebro (o red neuronal) trata de resolver lo que importa de lo que no importa. Por lo tanto, puede ser que la activación en el lóbulo parietotemporal esté realmente señalando la confusión del perro.

Esto es hermoso porque sugiere que los perros saben que hay algo que deben saber, y que por el momento simplemente no saben qué es. Se confunden, y eso les permite aprender.

Esta línea de razonamiento también explicaría por qué las personas no muestran un patrón similar. Si te presentas a un experimento y alguien te habla un inglés perfecto, excepto en una situación en la que te dicen una palabra sin sentido, es probable que des cuenta que esa palabra no tiene sentido. Pero los perros probablemente piensan que estamos hablando sin sentido la mayor parte del tiempo, excepto cuando hacemos contacto visual y decimos la misma palabra repetidamente, que es lo que hicieron los dueños en el experimento.

Jean Piaget pasó una buena parte de su carrera tratando de señalar que el aprendizaje requiere confusión. Él usó la palabra desequilibrio y decía que cuando pierdes el equilibrio, es cuando aprendes.

Considera esa idea a la inversa. Si una persona piensa que lo sabe todo, es probable que no aprenda mucho. Rara vez se confundirá porque tienen un conjunto ordenado de paquetes que explican para él todo (incluso las cosas de las que nunca ha oído hablar).

Por otro lado, si reconoce que hay cosas que no sabe, entonces tiene la capacidad de confusión. Y la confusión es lo que hace que el cerebro resuelva las cosas y uno aprenda.

En la tierra de los perros, la capacidad de un perro para confundirse es lo que hace que los perros puedan aprender.

Fuente: Psychology Today

Deja un comentario