EDUCATIVA

Los adolescentes que practican juegos de azar exhiben bajo rendimiento académico

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los jóvenes adolescentes que se dedican a los juegos de apuesta tienen un mayor riesgo de tener problemas en la escuela, según un nuevo estudio canadiense publicado en Springer’s Journal of Gambling Studies.

El estudio fue dirigido por Frank Vitaro de la Universidad de Montreal, el Centro de Investigación del Hospital Sainte-Justine y la Unidad de Investigación sobre el Desajuste Psicosocial Infantil en Canadá.

El estudio a largo plazo basado en la población involucró a 766 adolescentes canadienses que fueron evaluados a las edades de 14 y 17 a través de autoinformes y respuestas de sus padres que respondieron preguntas sobre sus hábitos de juego y rendimiento académico.

Los investigadores optaron por concentrarse en la cantidad de tipos diferentes de actividades de juego en las que participaron los adolescentes, en lugar de la frecuencia con la que jugaban. Esto se debe a que se han encontrado hábitos de juego más diversos para predecir mejor si una persona desarrollará problemas de juego.

Los datos sobre el estado social y la estructura de las familias en las que se criaron los adolescentes también se obtuvieron de sus padres. Esto tuvo en cuenta el nivel de educación al que habían llegado los padres de los niños y los empleos que tenían.

Se encontró una correlación significativa, aunque modesta, entre un adolescente que jugaba a la edad de 14 y 17 años y su desempeño académico posterior. Los adolescentes que ya jugaban regularmente para cuando tenían 14 años vieron la mayor caída en su rendimiento académico en los años siguientes.

Se puedo observar que las actividades de juego de apuestas de los adolescentes después del horario escolar a menudo ocupaba la mayor parte del tiempo que de otro modo podrían haber utilizado en las tareas relacionadas con la escuela, dijo Vitaro. Muchos jugadores también son conocidos por omitir clases.

Además, cuando los adolescentes están en la escena del juego, a menudo están expuestos a grupos de compañeros antisociales, lo que a su vez puede disminuir el compromiso escolar y el rendimiento escolar, ya sea directamente o mediante un aumento de los problemas de conducta y sociales.

“Nuestros resultados también confirman el papel omnipresente del riesgo socio-familiar, que se ha relacionado con niveles elevados de participación en los juegos de azar y bajo rendimiento académico entre los adolescentes en estudios previos”, comentó Vitaro, quien agregó que los factores personales como la impulsividad también juegan un papel importante.

“Desde una perspectiva clínica, estos hallazgos sugieren que los niños que viven en un entorno desfavorable y que manifiestan altos niveles de impulsividad deben ser objeto de prevención temprana”, dijo Vitaro. “Fracasar en la prevención temprana como por ejemplo reducir la participación en los juegos de azar también puede impactar en la disminución en el rendimiento académico”.

Fuente: Springer

Deja un comentario