LABORAL

Los aumentos salariales pueden no mejorar la satisfacción laboral en el largo plazo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los aumentos salariales pueden no mejorar la satisfacción laboral en el largo plazo

Un nuevo estudio encuentra que, aunque las personas tienden a estar más satisfechas con sus trabajos después de un aumento salarial, la satisfacción a menudo es de corta duración, especialmente si el aumento salarial es un evento de una sola vez.

Los investigadores descubrieron que la satisfacción laboral mejora con la expectativa del aumento incluso antes del aumento salarial, pero luego la satisfacción se desvanece dentro de los cuatro años posteriores al aumento salarial.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Basilea llevaron a cabo un estudio en profundidad sobre la relación entre la satisfacción laboral y los aumentos salariales. La conexión es importante porque la retención del capital humano es una gran preocupación para los empleadores.

Patric Diriwaechter y Elena Shvartsman doctores en economía explican que la satisfacción laboral es un predictor de la longevidad de los empleados en una empresa.

Para este estudio, se analizaron casi 33,500 participantes del Panel Socioeconómico Alemán, y la mayoría de las personas indicaron una satisfacción laboral de siete en una escala de cero a 10.

En línea con las expectativas, el estudio encontró que la satisfacción laboral fue influenciada positivamente por los aumentos salariales.

Las comparaciones sociales también jugaron un papel en esto; la satisfacción laboral aumentó aún más cuando el salario de un individuo aumentó más que los salarios de sus pares durante el mismo período.

Además, los investigadores demostraron que los empleados ya estaban más satisfechos con sus trabajos un año antes de que se haga efectivo el aumento salarial, es decir, parecían estar positivamente influenciados por la mera expectativa de tal evento.

Sin embargo, el aumento en la satisfacción laboral después de un aumento salarial es solo temporal, ya que el efecto casi desaparece en cuatro años.

De acuerdo con la teoría de la economía del comportamiento, esto se puede explicar por el hecho de que las personas no evalúan sus ingresos en términos absolutos, sino en relación con sus ingresos previos.

Además, las personas se adaptan a su nuevo nivel salarial a lo largo del tiempo, por lo que un salario más alto se convierte en el nuevo punto de referencia para futuras comparaciones.

Los mismos mecanismos parecían estar funcionando en la dirección opuesta: las reacciones negativas a los recortes salariales fueron sorprendentemente temporales.

Los investigadores creen que esta observación es consistente con las adaptaciones de punto de referencia y las comparaciones sociales, ya que la mayoría de los recortes salariales están asociados con choques específicos de la industria a la que pertenen, por lo general también afectan a los colegas de los respectivos individuos.

Con todo, los investigadores concluyen que los aumentos salariales pueden ser una herramienta para motivar a los empleados, pero solo bajo condiciones cuidadosamente diseñadas.

Por ejemplo, la posibilidad de un aumento salarial debería implementarse regularmente y, a menudo, acompañada de promociones. Por lo tanto, un aumento de mérito pequeño cada año puede ser más efectivo que un aumento más grande, menos frecuente.

Este estudio aparece en el Journal of Economic Behavior & Organization.

Fuente: Universidad de Basilea

Deja un comentario