Los buenos profesores pueden superar la primera mala impresión del primer día de clases

Un estudio reciente halla que aunque nuestras primeras impresiones de los educadores pueden influir en la forma en que los califiquemos, en última instancia, la calidad de su instrucción es más importante al final del ciclo escolar en las evaluaciones de los estudiantes.

Investigadores de la Universidad de Michigan examinaron el impacto de la primera impresión en los estudiantes de un maestro. Como los psicólogos saben desde hace tiempo, las primeras impresiones se correlacionan con las evaluaciones de instrucción al final del ciclo escolar.

Sin embargo, hasta ahora, no se había sabido si eso es porque las primeras impresiones afectan la opinión de los estudiantes sobre un maestro por mucho tiempo después, o si una primera impresión realmente puede proporcionar evidencia de la calidad del maestro.

Los investigadores querían saber si una mala primera impresión corrompería la percepción de un profesor a lo largo de un curso.

Ellos descubrieron que los estudiantes evalúan a sus instructores sobre todo por su calidad, no por la primera impresión.

“Esto sugiere que un maestro puede superar una mala primera impresión, proporcionando una buena instrucción,” dijo Preeti Samudra, una de las autores principales del estudio y estudiante de doctorado en psicología.

“Por el contrario, hacer una buena primera impresión en los estudiantes es sólo el comienzo del trabajo de ser un instructor eficaz”.

Los investigadores crearon un experimento en el que los sujetos observaron una serie de videos sobre diferentes conferencias. Cada participante observó uno de los dos vídeos introductorios de un instructor, que, o bien hizo una buena primera impresión, o una mala (por su aparente desinterés, desorganizado, monótono). Después el sujeto observaba un segundo video de una clase dada por el mismo maestro, que fue diseñada ya sea como una buena clase o una clase de baja calidad.

En el caso de la buena conferencia, el profesor habló con confianza y con autoridad sobre el tema; en la mala conferencia, el profesor podría tropezar en la información y olvidarse de donde él o ella estaban en las diapositivas.

Al final, el sujeto fue interrogado sobre el material cubierto por la conferencia y se hicieron preguntas de una evaluación estándar de maestros. Además, se calificó al instructor en una variedad de rasgos, como la confianza, la honestidad, el profesionalismo y simpatía.

Los investigadores encontraron que la calidad de instrucción tuvo un fuerte efecto en ambas evaluaciones reales de aprendizaje.

Aunque hubo un pequeño efecto mensurable de la primera impresión de un estudiante en la evaluación de un maestro sin tener en cuenta la posterior calidad de lección, la lección final fue en general un factor mucho más importante en las evaluaciones globales.

Esta es una buena noticia para los instructores de calidad que están nerviosos por la impresión del primer día de clase – con tal de que puedan ofrecer una enseñanza de calidad en todo el resto del ciclo escolar.

Fuente: Journal of Educational Measurement,

Deja un comentario