Los maestros con verdadera vocación impactan positivamente en sus estudiantes

Los profesores que tienen un estilo de enseñanza auténtico son más positivamente recibidos por sus estudiantes, según una nueva investigación.

Para el estudio, alrededor de 300 estudiantes universitarios se les preguntó acerca de sus percepciones en el comportamiento y la comunicación de sus profesores en si estos son auténticos o inauténticas.

Sus respuestas indican que los maestros auténticos son vistos como accesibles, apasionados, atentos, capaces y conocedores, mientras que los maestros no auténticos son vistos como inaccesibles, carentes de pasión, desatentos, incapaces e irrespetuosos.

Además, los maestros auténticos están dispuestos a compartir detalles de su vida y mostrar elementos de su humanidad contando historias personales, haciendo chistes, y admitiendo errores.

También demuestran cuidado y compasión hacia los estudiantes reconociéndolos como individuos y atendiendo a sus necesidades tanto académica como personalmente como por ejemplo, enviando un correo electrónico a los que están ausentes de la clase debido a una enfermedad para preguntar cómo están.

“Nuestros participantes dejaron claro que los esfuerzos de un profesor para verse a sí mismos y a sus estudiantes como individuos tuvieron un impacto duradero”, dijo el profesor Zac Johnson, de la Universidad Estatal de California, y la profesora Sara LaBelle, de la Universidad Chapman.

“El proceso de enseñar auténticamente no tiene por qué ser más complicado que hacer declaraciones sencillas y directas sobre el nivel de preocupación y cuidado que un profesor tiene para sus estudiantes”.

“Nuestra propuesta no es simplemente que los maestros deben participar en cantidades ilimitadas de auto-revelación. Más bien, al hacer esfuerzos para comprometerse con los estudiantes más allá de sus papeles esperados en el salón de clases, los maestros pueden impactar mucho en las percepciones de los estudiantes sobre ellos y su curso”.

Además, los estudiantes en riesgo son más positivamente impactados por los profesores que son percibidos como auténticos en su comunicación. Al enseñar auténticamente, los maestros pueden crear experiencias más significativas y un aprendizaje más profundo para todos los estudiantes en una variedad de entornos y a través de disciplinas, concluyen los autores.

Pero, por supuesto, para ser verdaderamente auténticos, los profesores deben participar en estos comportamientos sólo en la medida en que su personalidad y comportamiento naturalmente lo permiten, comentan los autores.

“Esta investigación indicó que los estudiantes prestan atención a los mensajes que enviamos sobre nosotros mismos en el aula, y que su percepción de los mensajes parecen desempeñar un papel importante en la forma en que se conectan con el contenido del curso”, dijo Johnson.

“Además, nuestros hallazgos sugieren que debemos intentar ser reflexivos al presentar nuestro verdadero yo; No deshonestos o antitéticos a nuestro yo real, sino más bien conscientes de cómo los estudiantes pueden percibir nuestras acciones. En general, la comunicación auténtica parece ser un componente crítico de la comunicación significativa en múltiples contextos”.

Fuente: Journal Communication Education

Deja un comentario