Los psicópatas pueden aprender de los premios, pero parecen incapaces de hacerlo con el castigo

Un grupo de psiquiatras forenses y neurocientíficos han echado un vistazo en el cerebro de una docena de psicópatas británicos encarcelados por asesinato, violaciones o intento de homicidio. Registraron su actividad cerebral con la técnica de imagen por resonancia magnética funcional  mientras realizaban una serie de ejercicios donde podían ganar o perder puntos.

El escáner cerebral a estos criminales mostró que los afectados por una psicopatía presentan anomalías en las partes del cerebro implicadas en el aprendizaje. Lo que implica que pueden aprender de los premios, pero parecen incapaces de hacerlo con el castigo.

Generalmente antes de tomar una decisión, los humanos “normales” sopesan los posibles resultados. En cambio los criminales con psicopatía podrían considerar solo las posibles consecuencias positivas y fallarían al valorar las posibilidades de un resultado negativo. Es como si no aprendieran de los castigos o errores. El castigo indica la necesidad de cambiar la conducta. En determinadas situaciones, estos criminales tienen dificultad para aprender del castigo para modificar su conducta.

Los investigadores del presente estudio, señalan que aunque habría que realizar nuevos estudios con muestras mayores, sus resultados indican que los actuales sistemas de tratamiento y posible reinserción de los psicópatas tienen que cambiar. En la actualidad, los programas tratan a todos los hombres antisociales como un único grupo y sabemos que los psicópatas no los siguen muy bien. Nuestro trabajo apunta a la necesidad de adaptar estos programas para que tengan en cuenta la diferente forma de procesar la información de los castigos de los psicópatas.

En la muestra estudiada no había mujeres. La razón es que la gran mayoría de los individuos con trastorno de la personalidad violento y antisocial son hombres. Y aunque existen mujeres psicópatas, son comparativamente escasas.

Fuente: The Lancet Psychiatry. Punishment and psychopathy: a case-control functional MRI investigation of reinforcement learning in violent antisocial personality disordered men. Volume 2, No. 2, p153–160, February 2015

Deja un comentario