SALUD MENTAL

Los suicidios han aumentado. ¿Esto se debe a una crisis existencial?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los suicidios han aumentado. ¿Esto se debe a una crisis existencial?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron recientemente sorprendentes nuevas estadísticas sobre el aumento de muertes por suicidio en los Estados Unidos, que han aumentado un 25 por ciento desde 1999 en la mayoría de los grupos étnicos y de edad. Estos números apuntan claramente a una crisis, pero ¿de qué tipo?

Muchos argumentan que esta es una crisis de la atención de la salud mental, por que las personas no están recibiendo los servicios que necesitan. La solución propuesta es mejores terapias, antidepresivos más efectivos y mayor acceso al tratamiento.

Esta evaluación puede ser correcta. Sin embargo, la tasa de suicidio ha aumentado incluso a medida que más personas buscan tratamiento para la depresión y la ansiedad, e incluso a medida que el tratamiento para esas afecciones se ha vuelto más ampliamente disponible. Parece que se necesita una explicación adicional.

La crisis de suicidio de Estados Unidos es en parte una crisis de falta de sentido. Abordarlo completamente requerirá comprender cómo los cambios recientes en la sociedad estadounidense -cambios en la dirección de mayor desapego y un sentido de pertenencia más débil- están aumentando el riesgo de desesperación existencial.

Al igual que otros organismos, los humanos están en el juego de supervivencia y reproducción. Tenemos una fuerte orientación para vivir, es decir, para evitar la muerte. Sin embargo, la maquinaria neurológica que nos ha ayudado a sobrevivir también nos ha convertido en grandes pensadores. Nuestra capacidad para reflexionar sobre nosotros mismos, para pensar sobre el pasado así como el futuro y para involucrarnos en el pensamiento abstracto nos ha dado acceso a algunas verdades incómodas: sabemos que nosotros y todos los que nos importan envejecerán, se volverán más frágiles y morirán. Reconocemos que la vida es incierta. Entendemos que el dolor y la tristeza son parte de nuestro destino. ¿Cuál es el punto de todo?

Para mantener a raya la ansiedad existencial, debemos encontrar y mantener las percepciones de nuestras vidas como significativas. Somos una especie que lucha no solo por la supervivencia, sino también por la importancia que hay en nuestras vidas. Queremos vidas que importen. Es cuando las personas no pueden mantener el significado que son más vulnerables psicológicamente.

Los estudios empíricos confirman esto. Una sensación de falta de sentido en la vida se ha relacionado con el abuso del alcohol y las drogas, la depresión, la ansiedad y, sí, el suicidio. Y cuando las personas experimentan pérdida, estrés o trauma, son aquellos que creen que sus vidas tienen un propósito las que son más capaces de sobrellevar y recuperarse de la angustia.

¿Cómo encontramos significado y propósito en nuestras vidas? Hay muchos caminos, pero la literatura psicológica sugiere que las relaciones cercanas con otras personas son nuestro mayor recurso existencial. Independientemente de la clase social, la edad, el sexo, la religión o la nacionalidad, las personas informan que las experiencias de la vida que consideran personalmente más significativas suelen involucrar a seres queridos.

Críticamente, los estudios indican que no se trata de estar cerca o incluso de gustarle a otras personas. Las personas necesitan que los valoren por ellos mismos, que están haciendo contribuciones importantes a un mundo que importa. Esto ayuda a explicar por qué las personas pueden sentirse solas y sin sentido, incluso si están rodeadas por otros que las reciben bien: los encuentros sociales agradables no son suficientes para evitar la desesperación.

Todo lo que nos lleva al cambiante panorama social de Estados Unidos, donde se lamenta el descenso de la vecindad, la disminución de la familia y el papel cada vez menor de la religión puede sonar como la queja de un viejo malhumorado. Sin embargo, desde el punto de vista de la ciencia psicológica, estos cambios, independientemente de lo que se piense de ellos, representan serias amenazas para una vida de significado.

Hay que considerar que los estadounidenses de hoy en día, en comparación con las generaciones anteriores, tienen menos probabilidades de conocerse e interactúan con sus vecinos, de que las personas son dignas de atención y de que tienen personas en las que pueden confiar. Este es un desarrollo preocupante desde una perspectiva: Los estudios han demostrado que mientras más personas tienen un fuerte sentido de pertenencia, más percibieron la vida como significativa. Otros estudios han demostrado que las personas solitarias ven la vida como menos significante.

Algo similar está en juego en el tamaño decreciente de la familia. Los estadounidenses hoy esperan más tiempo para casarse y tener hijos. Esta puede ser una situación deseable para muchas personas (aunque la evidencia sugiere que las mujeres estadounidenses tienen menos hijos de los que desean). No obstante, los investigadores han descubierto que los adultos con niños se centran más en los asuntos significativos que los adultos que no tienen hijos, y que los padres experimentan una mayor sensación de significado cuando participan en actividades que implican cuidar a los niños.

En cuanto a la religión, que durante mucho tiempo ha proporcionado el andamiaje institucional y social para una vida de significado, también está en fuerte declive. Los estadounidenses en estos días, especialmente los adultos jóvenes, tienen menos probabilidades de identificarse con una fe religiosa, asistir a la iglesia o participar en otras prácticas religiosas. Pero como ha demostrado la investigación, el sentido de significación proporcionado por la religión no se replica fácilmente en entornos no religiosos: cuando los estadounidenses abandonan las casas de adoración tradicionales buscan cada vez más experiencias similares (incluidas las que involucran ideas sobre fantasmas o extraterrestres), para sentir que son parte de algo más grande y significativo que sus breves vidas mortales.

Incluso hay razones para pensar que la crisis existencial de Estados Unidos puede estar contribuyendo a nuestras divisiones políticas rencorosas. Los estudios muestran que cuando se presentan ideas existencialmente amenazadoras (como recordatorios de su mortalidad), las personas responden con un mayor sesgo hacia su propia cosmovisión, particularmente si no encuentran sentido en sus vidas a través de otras fuentes. De esta manera, nuestra cultura política fragmentada puede ser alimentada no solo por desacuerdos ideológicos, sino también por una búsqueda desesperada, común a todas las almas perdidas, para encontrar un significado donde podamos.

Fuente: New York Times

 

Deja un comentario