Mantener los propósitos de año nuevo puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer

El comienzo de un año nuevo a menudo se asocia con la promesa de participar en actividades para mejorar nuestra salud. Sin embargo, mantener el rumbo y seguir nuestros propósitos nunca es una tarea fácil ya que incluso las mejores intenciones se convierten en un desafío.

Sin embargo, una nueva investigación puede proporcionar la motivación adicional para ayudarnos a mantener nuestros nuevos objetivos.

Un nuevo estudio llevado a cabo en el Reino Unido sugiere que la adhesión a nuestras nuevas opciones de salud puede reducir el riesgo de cáncer en un tercio. El estudio muestra claramente los beneficios tangibles de adoptar conductas de salud.

La investigación, dirigida por el profesor Peter Elwood de la Universidad de Cardiff, aparece en línea en ecancer medical science.

Los investigadores de Cardiff examinaron datos preliminares del Biobanco del Reino Unido, un estudio prospectivo de medio millón de sujetos.

Ordenaron los datos para identificar comportamientos saludables, que incluyen no fumar, mantener un IMC (índice de masa corporal) bajo, participar en actividades físicas regulares, llevar una dieta saludable y limitar el consumo de alcohol, y compararlos con el riesgo de cáncer durante varios años.

Descubrieron que la colección de comportamientos saludables contribuyó a una reducción total de alrededor de un tercio en el riesgo de cáncer y posiblemente una mayor reducción en la mortalidad por cáncer.

Estos resultados pueden no sonar sorprendentes. La mayoría de las personas son conscientes de que los comportamientos saludables tienen algún beneficio general; de lo contrario, no serían “saludables”.

Los expertos creen que el estudio es valioso, ya que a menudo el problema real es traducir la vaga idea de que las elecciones de estilo de vida son “buenas” en evidencia útil.

Luego viene el desafío de traducir esta evidencia a recomendaciones útiles y realistas.

“Tal vez el consejo de adoptar un comportamiento saludable adicional es el mensaje más aceptable para la mayoría de los sujetos”, dice el profesor Peter Elwood.

“En nuestro estudio, cada comportamiento saludable adicional se asoció con una reducción de aproximadamente el ocho por ciento en desarrollar cáncer, independientemente de los efectos de los otros comportamientos”.

“El mensaje que se lleva el lector después de leer esta investigación  es que los comportamientos saludables pueden tener un beneficio verdaderamente tangible”.

El profesor Elwood concluyó diciendo: “Un estilo de vida saludable puede tener beneficios adicionales a la reducción del cáncer: no cuesta nada, no tiene efectos secundarios indeseables … ¡y es mejor que cualquier píldora! “

Fuente: ecancer.org

Deja un comentario