SOCIAL

Mentir en un idioma extranjero es más fácil

Mentir en la lengua materna
Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Mentir en un idioma extranjero es más fácil.

A la mayoría de las personas les resulta más fácil mentir en un idioma extranjero que en su lengua materna. Esta inesperada conclusión es el resultado de un estudio realizado por dos psicólogos de la Universidad de Würzburg: Kristina Suchotzki, investigadora postdoctoral en el Departamento de Psicología I, y Matthias Gamer, profesor de Psicología Clínica Experimental.

Sus hallazgos podrían ser importantes para muchos procesos en los que se debe evaluar la confiabilidad de ciertas personas, por ejemplo, en los procedimientos de asilo. En tales situaciones, los informes de hablantes no nativos tienden a percibirse como menos creíbles aunque puedan ser ciertos. Su descubrimiento también explica otro fenómeno, a saber, que las personas que se comunican en un idioma extranjero generalmente se perciben como menos confiables, aunque esto no esté justificado.

Existe escasa investigación sobre mentir en un idioma extranjero

Kristina Suchotzki describe los antecedentes del estudio diciendo que “en nuestro mundo globalizado, cada vez hay más comunicación en un idioma que no es el idioma nativo”. Hay una serie de situaciones en las que hay incentivos para que las personas mientan. Imagine, por ejemplo, las negociaciones comerciales en las que un socio comercial quiere convencer al otro de la ventaja de su producto. O tome una entrevista con la policía en la que el sospechoso de asesinato intente convencer a la policía de su coartada en el momento del crimen.

Hasta ahora, la investigación forense se ha enfocado principalmente en la percepción de confiabilidad de las personas que hablan en su lengua materna o no nativa. Esta investigación ha revelado que los observadores parecen ser más propensos a juzgar las declaraciones de los hablantes nativos como verdaderas en comparación con las declaraciones de los hablantes no nativos. “Sin embargo, solo un pequeño grupo de investigaciones ha investigado si las personas en realidad mienten en un idioma extranjero”, dijo el psicólogo.

Dos teorías contradictorias

Hay dos teorías de investigación para predecir las diferencias entre el engaño y el decir la verdad en un idioma nativo en comparación con un segundo idioma: la investigación de la teoría de la carga cognitiva sugiere que la mentira es más difícil en un idioma extranjero. “En comparación con decir la verdad, la mentira es una tarea cognitivamente más exigente”, explica Kristina Suchotzki. Agregar un idioma extranjero impone un desafío cognitivo adicional que hace que mentir sea aún más difícil.

Mentir es más fácil en un idioma extranjero: esto debería ser cierto según la hipótesis de la distancia emocional. Esta suposición se basa en el hecho de que mentir está asociado con más emociones que permanecer con la verdad. Las personas mentirosas tienen niveles de estrés más altos y están más tensas. La investigación de la lingüística, la psicología y la psicofisiología muestra que, en comparación con hablar en un idioma nativo, comunicarse en un segundo idioma es menos emocionante. “De acuerdo con la hipótesis de la distancia emocional, uno esperaría que mentir en un idioma extranjero fuera menos excitante emocionalmente”, comentó Suchotzki. En consecuencia, esta reducción de la excitación emocional facilitaría la mentira.

Experimentos y resultados

Para resolver esta cuestión, los psicólogos de Würzburg llevaron a cabo una serie de experimentos en los que hasta 50 personas tuvieron que completar tareas específicas. Se les pidió que respondieran una serie de preguntas, a veces con sinceridad y a veces de manera engañosa tanto en su lengua materna como en un idioma extranjero. Algunas preguntas fueron neutrales, como “Berlín está o no está en Alemania”; otras preguntas eran claramente emocionales como “¿Alguna vez has tomado drogas ilegales?” o “¿Trabajarías como modelo haciendo desnudos?”. Mientras los participantes de la prueba respondieron las preguntas, los científicos midieron su tiempo de respuesta, la conducción de la piel y la frecuencia cardíaca.

Los resultados son los siguientes:

  • Generalmente, lleva más tiempo responder preguntas emocionales que neutrales.
  • Las respuestas en el idioma extranjero también toman más tiempo que sus contrapartes en el idioma nativo.
  • Generalmente, toma más tiempo decir una mentira que decir la verdad.
  • Sin embargo, las diferencias de tiempo entre respuestas engañosas y veraces son menos pronunciadas en un segundo idioma que en el idioma nativo.
  • Sin embargo, la pequeña diferencia no es el resultado de una respuesta engañosa más rápida. Más bien en un idioma extranjero, decir la verdad lleva más tiempo que en la lengua materna de uno.
  • Ya sea una pregunta neutral o emocional: las diferencias de tiempo entre decir la verdad y mentir son generalmente más pequeñas en un idioma extranjero.

Los científicos creen que estos hallazgos reflejan los “efectos antagónicos de la distancia emocional y la carga cognitiva”. “Con base en la hipótesis de la carga cognitiva, uno habría esperado un mayor esfuerzo para contar la verdad y mentir en un idioma extranjero, con el mayor esfuerzo siendo más pronunciado al mentir”, dijo Kristina Suchotzki. Los datos sugieren que el aumento del esfuerzo cognitivo es responsable de la prolongación de la respuesta de la verdad en el idioma extranjero.

La razón por la cual esta prolongación no existe o es menos pronunciada en la mentira se puede explicar con la hipótesis de la distancia emocional: la mayor distancia emocional en un idioma extranjero “anula” la carga cognitiva superior cuando se está mintiendo.

Los dos científicos presentaron sus resultados  en el último número más reciente del Journal of Experimental Psychology.

Fuente: Eurekalert

Deja un comentario