¡Muchas gracias Robin Willians!

Por: Gustavo Novelo

La inesperada muerte  de Robin Willians a los 63 años ha sorprendido y conmocionado a muchos de nosotros. Williams fue declarado muerto ayer en su casa en California. Una investigación preliminar muestra que la causa del fallecimiento fue suicidio por asfixia.

El actor saltó a la fama a fines de la década de 1970 como el extraterrestre en la serie televisiva “Mork and Mindy. Luego conquistó la pantalla grande con cintas  como  ‘Señora Doubtfire’, ‘Hook’ o ‘Jumanji’, “Dead Poets Society” y  “Good Morning Vietnam” que hicieron de este pequeño actor un ídolo para millones de personas. Fue con la película “Good Will Hunting”, con la que ganó el Óscar.Sus ojos profundamente azules y juguetones de Robin Williams están en el imaginario colectivo de  muchos quienes lo vimos actuar en varias de sus películas. Era difícil no sucumbir a su gigantesco talento, donde a veces nos hacía reír inmensamente pero también conectarnos con esa ternura que trasmitía en sus personajes. Y es difícil de creer que esa capacidad de conmover más allá de la risa hacía latía un corazón torturado.

Mara Buxbaum, publicista de Williams, envió una misiva en el que reconoció que el actor atravesaba por una severa batalla depresiva, al tiempo que calificó al deceso como “una tragedia y una pérdida repentina”.

Los hijos de Robin Williams no eran ajenos a los problemas del actor, que tuvo que ingresar el pasado mes de julio en una clínica de desintoxicación en Minnesota “para continuar con su compromiso para seguir sobrio”, según dijo en su momento su representante que no era la primera vez que el protagonista de ‘Despertares’ pasaba por un centro de estas características. Durante los años 70 y 80, el actor era un habitual de las fiestas y del famoso Studio 54. Decidió dejar la cocaína cuando le comunicaron la muerte de su amigo, John Belushi, por una sobredosis de heroína. Desde entonces, eventualmente, Williams ingresaba en centros de desintoxicación para superar sus recaídas.

Todos los que hemos pasado alguna vez por una profunda depresión sabemos que en esos momentos la desesperanza es lo que más pesa y no vemos una fácil salida para sentirnos nuevamente bien. Y es cuando muchos toman la opción del suicidio, que para muchos es un acto de cobardía pero para otros es un acto de gran valor donde ejercemos uno de los derechos que cada ser humano poseemos, que es decidir qué hacemos con nuestra vida.

Se requieren más investigaciones  forenses para confirmar si  la muerte de Robin Willians fue un suicidio, el único hecho real hasta el momento es que ya partió de este mundo.

Gracias Robin Willimas por habernos hecho  sentir y emocionarnos  a través de tus películas. Yo solo me quedo con aquellos primeros 15 minutos de una de sus películas que más me gusta  “Patch Adams” que quizás resumen su esencia como ser humano y como actor.

Ver una de las escenas de “Patch Adams”

Deja un comentario