Muchas personas les emociona comprar por la simple emoción de comprar

Una nueva investigación ha encontrado que algunas personas compran simplemente por el gusto de hacerlo. De hecho, para estos “compradores deportivos” (como le llaman los investigadores del estudio), un viaje al centro comercial es similar a una competencia atlética.

“Se trata de alguien que se enorgullece por su capacidad para conseguir lo que quiere con un descuento”, dijo Kathleen O’Donnell, decana asociada de la Escuela de  Negocios de la Universidad Estatal de San Francisco y autora principal del estudio. Y agregó: “No se trata de gastar lo menos posible, se trata de ahorrarse lo más posible.

“O’Donnell y sus colegas, Judi Strebel, presidenta del departamento de marketing, y Gary Mortimer de la Universidad de Queensland, en Australia, definen a un comprador deportivo  como alguien que a menudo puede pagar los artículos que compra a precio normal, pero que experimenta una gran emoción al encontrar gangas. Este tipo de comprador es competitivo y disfruta de burlar el sistema de venta al menudeo.”

Aun cuando puede darse el lujo de pagar el precio normal, no encuentra alegría en esto el comprador deportivo”, explicó O’Donnell. “Estas personas  tiene una verdadera alegría de ser capaces de encontrar algún artículo con un gran descuento.

“O’Donnell señala que si bien es cierto que existen compradores deportivos masculinos, la investigación ha encontrado que esto se da más en mujeres.

Por otro lado señala O’Donnell , así como los atletas relatan sus logros, el comprador deportivo puede recordar con gran detalle las historias detrás de los temas de negociación al comprar, a veces incluye la fecha de compra, el precio al que se compró el artículo, y el precio normal de venta al menudeo, dijo O’Donnell.

Otra similitud que los investigadores encontraron entre los compradores deportivos y los atletas es la estrategia detrás de cada esfuerzo comercial. Mientras que un corredor puede entrenar para una carrera,  un comprador deportivo llegará a conocer las diferentes tiendas departamentales en su ciudad, observar los patrones de comercialización, y planificar un viaje de compras en base a la cantidad de tiempo que planeo antes de ir de compras.

O’Donnell agregó que el comprador deportivo es diferente del comprador regateador en el que este último caza ofertas por necesidad, mientras que el comprador deportivo lo hace por la “fiebre” de encontrar una buena oferta.

Fuente: Journal of Retailing and Consumer Services

Deja un comentario