Muchos hombres abusan de las mujeres sin ser conscientes de ellos

La Comisión de Igualdad del Colegio de Psicología de Vizcaya ha avisado de que actualmente “muchos” hombres abusan de las mujeres sin ser conscientes de ello y que, incluso, ellas se someten a dichos abusos o maltrato “sin enterarse”.

Esto cobra relevancia a propósito de que hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer. Además hay que agregar de los maltratos que van más allá de la violencia física y que son sexuales, emocionales, sociales, simbólicos y económicos, violencia que generalmente se ejerce de forma oculta y que no se observa porque está “naturalizada”.

Para cuando la violencia física se hace visible y se habla del ámbito de la pareja, y de las relaciones más cercanas, normalmente el agresor lleva tiempo haciendo una labor de destrucción “incisiva y silenciosa” de la persona, denominada violencia psicológica.

Esto se presenta muchas veces desde actitudes socialmente aceptadas como la desvalorización de las mujeres o el desprecio. Va destruyendo a la persona, su autoestima, su voluntad, su capacidad para decidir y ser autónoma; llevándola a unos cuadros sintomáticos que vemos en diagnósticos de trastornos depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos por estrés postraumático o conductas adictivas, y en los índices de suicidio.

Por otro lado, el Colegio de Psicología de Vizcaya ha señalado que el hecho de la restricción en el manejo del dinero y en la administración de los bienes, genera niveles de estrés en la mujer y probablemente en sus hijos.

Entre los efectos negativos de la violencia económica destacan las relaciones de dependencia económica, vital y funcional que pueden crearse hacia el hombre. Otra influencia negativa fundamental que este maltrato ejerce sobre las mujeres (como en cualquier forma de maltrato), es el detrimento que causa en la autoestima de las mujeres, lo que les hace más vulnerables a ser víctimas de otros tipos de violencia.

Por último, las especialistas han hecho hincapié en que la violencia contra las mujeres tiene “profundas” raíces sociales y culturales y está vinculada al desequilibrio en las relaciones de poder entre hombres y mujeres en diversos ámbitos como social, económico, religioso y político, pese a los innegables avances en las legislaciones nacionales e internacionales a favor de la igualdad de derechos.

Fuente: www.lainformacion.com

Deja un comentario