SALUD MENTAL

Nuestras emociones influyen en cómo vemos los colores

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

 

 

 

Existe mucho escrito sobre el vínculo entre las emociones y los colores. Sin embargo nuevas investigaciones sugieren que las asociaciones que hacemos entre las emociones y los colores pueden ir más allá de la mera metáfora de cómo el mundo se percibe un poco más gris de lo normal cuando estamos tristes.

Los resultados de dos estudios indican que la sensación de tristeza en realidad puede cambiar la forma en que percibimos los colores. En concreto, los investigadores encontraron que los participantes que fueron inducidos a sentir tristes eran menos precisos en la identificación de los colores en el eje azul-amarillo que a los que se llevó a sentirse divertidos o emocionalmente neutrales.

“Nuestros resultados muestran que nuestro estado de ánimo puede afectar la manera en que vemos el mundo que nos rodea”, dijo el autor principal del estudio el Dr. Christopher Thorstenson, de la Universidad de Rochester.

“As su vez nuestro trabajo avanzó en el estudio de la percepción mostrando que la tristeza afecta específicamente procesos visuales básicos que están implicados en la percepción del color.”

La nueva investigación expande los trabajos previos que han mostrado como las emociones pueden influir en diversos procesos visuales. Estudios anteriores también han indicado una relación entre el estado de ánimo depresivo y la sensibilidad reducida al contraste visual.

Debido a que la sensibilidad al contraste es un proceso visual básico en la percepción del color, los investigadores se preguntaron si podría haber un vínculo específico entre la tristeza y nuestra capacidad de percibir el color.

“Ya estábamos profundamente familiarizado con qué frecuencia las personas usan términos de color para describir fenómenos comunes, como el estado de ánimo, incluso cuando estos conceptos parecen no tener relación”, dijo Thorstenson.

Los investigadores creen que sus hallazgos están en línea con trabajos previos que específicamente vinculan la percepción del color en el eje azul-amarillo con el neurotransmisor dopamina. Los estudios de seguimiento son esenciales para comprender plenamente la relación entre las emociones y la percepción del color.

“Por ser nuestra investigación un nuevo trabajo tenemos que tomarnos tiempo para determinar la solidez y la generalización de este fenómeno antes de hacer enlaces a las aplicaciones prácticas”, dijo finalmente Thorstenso

Fuente: Psychological Science

 

 

 

Deja un comentario