PODCASTS

Nuestro estilo cognitivo puede indicar nuestras preferencias musicales

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Psicólogos de la Universidad de Cambridge descubrieron que el enfoque cognitivo de una persona parece influir en el tipo de música que una persona disfruta.

Poco se sabe sobre lo que determina nuestro gusto por la música. Los expertos han debatido durante la última década en si las preferencias musicales reflejan características explícitas como la edad y personalidad.

En el estudio al que hacemos referencia, un equipo de científicos, liderado por el Dr. David Greenberg, investigó cómo el estilo cognitivo influye en nuestras elecciones musicales.

Esto se mide observando si hay una puntuación alta ya sea en la empatía (nuestra capacidad de reconocer y reaccionar a los pensamientos y sentimientos de los demás) o en la sistematización (nuestro interés en la comprensión de las reglas de sistemas como la climatología, los motores de búsqueda, o los automóviles) o si tenemos un equilibrio de ambas.

“A pesar de que las preferencias musicales de la gente fluctúa con el tiempo, hemos descubierto que los niveles de empatía de una persona y el estilo de pensamiento predicen qué clase de música les gusta”, dijo Greenberg. “De hecho, su estilo cognitivo – ya sea si son fuertes en la empatía o fuertes en sistemas – pueden ser un mejor predictor que otros métodos.”

Los investigadores llevaron a cabo múltiples estudios con más de 4.000 participantes, que fueron reclutados principalmente a través de la aplicación de Facebook Mi Personalidad. En la aplicación de Facebook se pidió a los usuarios a que contestaran unos cuestionarios de psicología, cuyos perfiles podrían estar a la vista de otros usuarios.

En una fecha posterior, se les pidió a los participantes que escucharan y evaluaran 50 piezas musicales. Los investigadores utilizaron ejemplos de bibliotecas de estímulos musicales de 26 géneros y subgéneros, para reducir al mínimo las posibilidades de que los participantes tuvieran alguna asociación personal o cultural con las piezas musicales.

Los investigadores encontraron que las personas que obtuvieron una puntuación alta en la empatía tienden a preferir la música suave (de R & B, rock suave y jazz), la música llamada sin pretensiones (de los géneros country y folk) y la música contemporánea (electrónica, latina, acid jazz, pop y Euro). A ellos no les gustaba la música intensa, como el punk y el heavy metal.

En contraste, las personas que obtuvieron una puntuación alta en la sistematización favorecieron música intensa, pero no le gustaba estilos musicales suaves y sin pretensiones.

Luego, los investigadores analizaron los resultados más a fondo y encontraron que aquellos que obtuvieron altas puntuaciones en la empatía preferían música que tenía poca energía (suave, reflexiva, sensual), o las emociones negativas (tristeza y depresivas), o profundidad emocional (poética, relajante).

Por el contrario, aquellos que obtuvieron alta puntuación en la sistematización tenían alta energía (fuerte, tensa), o las emociones positivas (animadas y divertidas), y también contaron con un alto grado de profundidad y complejidad cerebral.

Greenberg, quien es también un saxofonista de jazz, dice que la investigación podría tener implicaciones para la industria de la música. “Se invierte mucho dinero en los algoritmos para elegir qué música es posible que desee escuchar un usuario, por ejemplo, en Spotify y Apple Music. Al conocer el estilo de pensamiento de una persona, este tipo de servicios en el futuro podrían ser capaces de afinar sus recomendaciones de música a un individuo”.

El profesor Simon Baron-Cohen, miembro del equipo de investigación, agregó; “Este nuevo estudio es una extensión fascinante a la teoría de las diferencias psicológicas individuales”.

El Dr. Jason Rentfrow, también uno de los autores principales del estudio, dijo finalmente: “Esta investigación pone de relieve cómo la música es un espejo del yo. La música es una expresión de lo que somos emocional, social y cognitivamente”.

Fuente: Revista PLoS ONE.

Deja un comentario