Nuevas apps pueden ayudar a los adultos mayores a administrar sus problemas mentales

En un nuevo estudio, los investigadores mostraron que el uso de una aplicación de smartphone puede transformar la psiquiatría geriátrica mediante la integración de la intervención médica y la psiquiátrica de autogestión.

Los expertos explican que el cuidado de pacientes de mediana edad y mayores con enfermedades mentales graves es complicado. A menudo estos pacientes sufren de otras condiciones médicas y están en mayor riesgo de muerte prematura. Normalmente, los costos de atención médica para las personas con enfermedad mental son dos a tres veces más altos que los individuos en la población general.

En un esfuerzo por ayudar al individuo a lidiar mejor con su enfermedad, los investigadores de la Universidad de Dartmouth en Hanover, Nuevo Hampshire, Estados Unido desarrollaron una intervención basada en teléfonos inteligentes con un diseño fácil de usar. Encontraron que incluso los pacientes con habilidades técnicas limitadas podrían utilizar esta aplicación con éxito.

La aplicación y el protocolo de intervención se desarrollaron utilizando productos comercialmente disponibles de Wellframe.

“El uso de las intervenciones de salud móviles para adultos con enfermedades mentales graves es un enfoque prometedor que ha demostrado ser muy factible y aceptable”, dijo la investigadora principal la Dra. Karen L. Fortuna, de los Centros de Dartmouth para la Salud y el Envejecimiento Y la Escuela de Medicina Geisel en Dartmouth.

“Estas tecnologías están asociadas con muchas ventajas comparadas con las intervenciones psicosociales tradicionales, incluyendo el potencial para una entrega individualizada y justo a tiempo, junto con una amplia difusión y un alto impacto en la población.

“Sin embargo, el proceso de adaptación de una intervención psicosocial existente a una intervención de smartphone requiere adaptación para un grupo de alto riesgo con conocimientos limitados de salud y tecnología”.

Después de múltiples ensayos de diseño, los investigadores probaron la utilidad de la aplicación. Diez participantes (edad promedio de 55,3 años) con enfermedades mentales graves y otras condiciones de salud crónicas informaron un alto nivel de usabilidad y satisfacción con la aplicación de teléfonos inteligentes.

La aplicación lleva a los pacientes a través de 10 sesiones durante un período de aproximadamente tres meses, cubriendo temas como la vulnerabilidad y la enfermedad del estrés, la adherencia y las estrategias de la medicación, y abuso de sustancias y medicamentos. Los médicos pueden controlar de forma remota el uso de las aplicaciones e intervenir cuando se detectan problemas, facilitando la telemedicina para poblaciones menos accesibles.

Según Fortuna, “Las aplicaciones de teléfonos inteligentes también facilitan potencialmente la participación de los pacientes en la atención participativa, personalizada y preventiva. A medida que la industria de la salud adopta cada vez más la prevención y la autogestión de la enfermedad, es importante que los médicos y los pacientes participen activamente en el diseño y desarrollo de nuevas tecnologías que apoyen estos enfoques”.

Este estudio es parte de un número especial de la American Journal of Geriatric Psychiatry  que captura un momento importante en la evolución de la relación entre la tecnología y el cuidado clínico de los adultos mayores.

Fuente: Universidad de Dartmouth / EurekAlert

Deja un comentario