Nuevas tendencias en la capacitación empresarial

Las tendencias de capacitación en las organizaciones están cambiando rápidamente. Los empresarios o directivos están menos dispuestos a pagar para que sus colaboradores hagan “turismo de capacitación”, y buscan que los resultados de lo aprendido se traduzcan de modo visible e inmediato en mejoras en el desempeño. 

Los problemas que enfrentan las empresas en general son conocidos: exigencia de reducir costos y precios, dificultad para mantener no solo el liderazgo de mercado sino incluso a los clientes habituales, urgencia en aprovechar las oportunidades de negocios que genera el cambio tecnológico, deterioro en la lealtad y el compromiso del personal, necesidad de enfrentar a los nuevos rivales profesionalmente. La necesidad de mayor entrenamiento es evidente. Pero, ¿ que tipo de capacitación es el más adecuado ?

A continuación veremos seis tendencias que se observan en relación a la capacitación empresarial.

En primer lugar, las empresas más exitosas no se basan en personas brillantes: se basan en equipos de trabajo muy bien capacitados. 
Para mejorar la eficacia de la empresa, entonces, no es suficiente “mandar a tomar un curso” a dos o tres personas. En general hace falta reentrenar a equipos completos, sobre todo cuando hablamos del equipo directivo de la empresa. 

En segundo lugar, las empresas exitosas no buscan aumentar la cultura general de sus colaboradores. Buscan lograr que sus gente mejore la forma de hacer su trabajo cotidiano. Para esto se requiere que las personas aprendan:

1. Lo necesario
2. En el momento adecuado
3. En lo posible dentro de la empresa. Se busca no sacar al personal de su puesto de trabajo, a menos que sea imprescindible.

En tercer lugar, se fijan prioridades estrictas de capacitación no solo en lo referente a los temas relacionados a una área en cuestión, sino también en a quien se entrena. Se invierten más recursos en capacitar a la gente que afecta los procesos principales del negocio. Y se busca que su entrenamiento se difunda a lo largo de toda la línea.

En cuarto lugar, la capacitación tiene un lugar cada vez más importante en el presupuesto de la organización. En los países avanzados, los presupuestos de capacitación han aumentado en un 3 a 5 % por año.

En quinto lugar, disminuye el tiempo en el aula. Los cursos externos de dos o más días completos son reemplazados por actividades cortas, de una mañana de duración. 

finalmente en sexto lugar, está cayendo en desuso el modelo tradicional del instructor. Hasta hace poco el entrenamiento era dirigido por un instructor que enseñaba a los participantes. Ahora, en cambio, los instructores eficaces se han transformado en facilitadores del aprendizaje, y ya no enseñan: ayudan a los asistentes a aprender a mejorar su desempeño en el trabajo.

Es importante que los responsables de la capacitación en las empresas pongan  especial atención a estos seis factores, teniendo siempre presente las prioridades de la organización y los objetivos que deben ser alcanzados con los programas de capacitación.

Los objetivos de entrenamiento en la actualidad  no se alcanzan con programas standard, porque cada empresa tiene condiciones particulares y necesidades específicas. Es preferible hacer que un especialista en capacitación, diseñe programas sobre la base de una situación específica y colabore con las empresas para alcanzar los objetivos reales que hagan a las organizaciones más productivas y competitivas.

 

Fuente: http://www.forodeseguridad.com

 

Deja un comentario