Ocho buenas razones para no ver el lunes como el peor día de la semana

Según The British Medical Journal el lunes es el día menos agradable  de la semana para la mayoría de las personas. Y parece que lo tiene todo en contra. No solo es el blanco de nuestras quejas y críticas, porque venimos del relax del fin de semana y no nos motiva  volver a las actividades laborales o academicas. Además, es el día de la semana con más infartos por estrés.

Odiamos los lunes con cierta base real, pero no todo el mundo los odia, ni lo hace con la misma intensidad. Todo depende del modo en que percibamos la semana. El lunes  es una cuesta, algo duro por subir , en cambio el fin de semana es la liberación y, por tanto, es normal que uno odie la llegada del lunes. De hecho, los domingos por la noche ya estamos anticipando la dureza que nos espera ante la perspectiva de una semana que no nos gusta y comenzamos a generar ansiedad. Nuestro cerebro se está anticipando y segrega el cortisol (la llamada comúnmente la hormona del estrés), que indudablemente influye en nuestros procesos físicos.

Aunque como vemos el lunes tiene para muchas connotaciones negativas veamos ahora la otra caraa de la moneda y rescatemos lo positivo del lunes:

1. No es peor que cualquier otro día de la semana. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por Gallup y publicado por la revista Journal of Positive Psychology, que garantiza que el viernes es el único día de la semana que se salva de la quema emocional, por aquello de ser el previo al agradable fin de semana, no en vano existe la frase “gracias a Dios que es viernes”. El resto de los días laborales son aborrecidos por igual y nos hacen sentirnos estresados sin distinción. Por eso, este estudio acaba con la idea de que los lunes son peores que el resto de días de la semana.

2. Pensar sobre el lunes puede animarnos a mejorar nuestra vida. La mejor forma de darle una vuelta a nuestra percepción de los lunes es, reflexionar sobre la vida que estamos llevando. Odiar los lunes o en general la semana laboral significa que algo no funciona, ya sea a nivel laboral o personal. Necesitamos identificar lo negativo y eliminarlo, y buscar las cosas positivas de nuestro trabajo, que todos las tienen. Nuestro sistema psicológico funciona como el físico, una fuerza negativa se compensa con una positiva de la misma intensidad. Por tanto, si el trabajo al igual que los estudios nos produce estrés y tensión, tenemos que desarrollar  un mecanismo que nos compense, que es la parte personal. Pero si esta es monótona y aburrida, lógicamente la semana cuesta aún más y el fin de semana se convierte en una liberación. Para solucionarlo, es importante que identifiquemos qué actividad nos motiva e intentar realizarla varias veces en semana. Así tendremos una fuente de placer que compense lo negativo.

3. Cuidamos más nuestra salud. Aunque pensamos en el 1 de enero como la fecha típica para los buenos propósitos, la realidad es que el lunes es el día de preocuparse por la salud. Varias investigaciones médicas han demostrado que el lunes es el día en el que nos ponemos a dieta, decidimos dejar de fumar, volvemos al gimnasio o pedimos cita con el médico. Estos resultados muestran que el pensamiento y el comportamiento saludable se sincronizan a la semana y el lunes es el día que somos más propensos a comenzar de una forma saludable. Esto sugiere que la gente ve la nueva semana como un nuevo comienzo. Veamos el lunes como el 1 de enero pero que ocurre cada siete días.

4. Es el mejor día para encontrar trabajo. Los lunes tenemos un 30 % más de opciones de pasar la primera etapa en los procesos de selección laboral en las organizaciones. ¿Por qué? Los autores de un informe de Bright.com señalan que presentarse a una oferta de trabajo o enviar el currículum un lunes aumenta las opciones de éxito, ya que hay más días para concretar la entrevista y esto ayuda a progresar sobre el resto de candidatos. El peor día, aseguran, es el sábado.

5. Las cirugías salen mejor. Parece una cuestión superficial, pero un estudio publicado por el British Medical Journal afirma que los pacientes que programan sus operaciones para el fin de semana tienen un 82 % más de probabilidades de fracaso que los que lo hacen los lunes.

6. Somos más productivos. Un estudio realizado por Microsoft Office cometa que el momento más productivo de la semana es el lunes a las 10.01 horas. La mañana del primer día de la semana estamos más alerta. Y el nivel de concentración cae a su punto más bajo el martes a las 16.00 horas. Los investigadores infieren entonces que el lunes es el mejor día para hacer frente a la lista de “cosas por hacer”.

7. Momento para el relax femenino. Por extraño que parezca, los lunes son vistos por las mujeres como el día perfecto para relajarse y dedicarse tiempo tras el ajetreo del fin de semana, mientras que el miércoles es la jornada más temida por la cantidad de trabajo y tareas pendientes que se van acumulando. Lo admiten siete de cada 10 mujeres en un estudio de la firma de cosméticos naturales Montagne Jeunesse.

8. Organizar un viaje es más barato. Los expertos en e-commerce aseguran que el lunes es el día ideal para hacer compras online. Una investigación del Wall Street Journal subraya que la mejor ocasión para comprar boletos de avión es el lunes por la noche y el martes. Los lunes es cuando las compañías aéreas  publican sus ofertas más económicas, y es precisamente esa noche cuando más bajan sus precios (entre el 15 y el 25 %). Por el contrario, las oportunidades más caras aparecen de viernes a domingo, simplemente porque tenemos más tiempo libre para mirar sus páginas web.

Como podemos ver hay por lo menos 8 buenas razones para ver que los lunes tienen muchos aspectos positivos. De nosotros depende el darle un nuevo enfoque que nos puede traer a nuestras vidas grandes beneficios todos los días de la semana.

Fuente: http://elpais.com

 

Deja un comentario