SALUD MENTAL

Pequeños cambios en nuestras conductas pueden mejorar nuestra salud

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva revisión de varias intervenciones conductuales sugiere que aunque estas acciones han demostrado que son eficaces para ayudar a modificar los estilos de vida de las personas mejorando su salud en general, son poco apreciadas y son subutilizadas.

Los investigadores de esta publicación dicen que  estos  tratamientos conductuales a menudo se pasan por alto debido a que los proveedores de la atención médica tienden a creer que es demasiado difícil para la gente hacer cambios en sus estilos de vida ya establecidos.

En consecuencia, es necesario un cambio en la forma en que son vistas este tipo de intervenciones, dijo la Dra. Verónica Irvin de la Universidad Estatal de Oregon, y  co-autora del presente estudio.

De hecho, la mejora de la salud del corazón puede ser tan simple como hacer pequeños cambios de comportamiento – por ejemplo, el uso de un podómetro para contar 10.000 pasos al día – puede resultar en mejoras de salud enormes.

La Dra. Irvin y el co-autor del estudio, el Dr.Robert M. Kapla, de la Agencia para la Investigación y Calidad de Salud, llevaron a cabo una revisión exhaustiva y sistemática de estudios a gran escala llevados a cabo por los Institutos Nacionales de Salud. Estos estudios  implicaron intervenciones conductuales tales como el asesoramiento individual o entrenamiento en grupo para mejorar la nutrición o la actividad física, reducir o dejar de fumar, o adherirse a un plan de tratamiento contra las  adicciones.

Más del 80 por ciento de los ensayos clínicos aleatorios que incluyeron una intervención conductual informaron una mejoría significativa en conductas específicas y dieron como resultado un efecto fisiológico significativo como la reducción en el peso o la presión arterial.

Se observaron mayores mejoras cuando las intervenciones fueron dirigida simultáneamente a dos comportamientos, como la nutrición y la actividad física, que se consideran los hábitos de vida más importantes. Los investigadores creen que las opciones de modificación de comportamientos deben ser considerados en el mismo contexto que el uso de los productos farmacéuticos.

“Esta investigación sugiere que las intervenciones conductuales deben tomarse más en serio”, comentó la Dra. Irvin. “Esto indica que las personas sean capaces de lograr cambios de comportamiento realistas y mejoras en su salud en general.”

Fuente: Annals of Behavioral Medicine.

Deja un comentario