Perder peso implica también superar las críticas de los demás

Una nueva investigación descubre que los esfuerzos por la pérdida del peso pueden ser complicados por las barreras inesperadas erigidas por nuestros amigos e incluso nuestra familia.

Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte descubrieron que la gente que te rodea puede sabotear conscientemente o inconscientemente tus esfuerzos. El estudio también descubrió estrategias que la gente utiliza para superar los retos interpersonales relacionados con la pérdida de peso y mantenerse apagados  a su nuevo régimen alimenticio.

“Muchas veces, cuando alguien pierde peso, los esfuerzos de esa persona son socavados por amigos, familiares o compañeros de trabajo”, dijo Lynsey Romo, profesora asistente de comunicación en el Universidad Estatal de Carolina del Norte y autora principal del estudio.

“Este estudio encontró que las personas experimentan un “estigma  por delgadez” después de perder peso, como recibir comentarios sarcásticos acerca de sus hábitos alimenticios saludables o recibir advertencias  burlonas diciéndoles  que van a recuperar todo el peso.

Para este estudio, Romo llevó a cabo 40 entrevistas en profundidad con personas que se reportaron como ex-obesas, y que se consideraban delgadas en el momento de la entrevista.

Veintiuno de los participantes del estudio eran mujeres, diecinueve  hombres. En promedio informaron una pérdida de peso de 76.9 libras.

“Todos los 40 participantes del estudio reportaron tener personas en sus vidas tratando de menospreciar o socavar sus esfuerzos de pérdida de peso”, comentó Romo.

“Este comportamiento negativo es causado por lo que yo llamo estigma por delgadez. Sin embargo, el estudio encontró que los participantes usaron estrategias de comunicación específicas para lidiar con este estigma y mantener tanto su pérdida de peso como sus relaciones  personales”.

Los investigadores descubrieron que las estrategias de comunicación implicaban dos categorías diferentes.

La primera categoría se centró en los participantes del estudio que ayudaban a otras personas a “salvar la cara” para que no se sintieran incómodas con la pérdida de peso y sus hábitos alimenticios saludables. La segunda categoría se centró en el control de daños: donde los participantes encontraron maneras de mitigar las molestias que sentían de las personas acerca de su pérdida de peso y los cambios de estilo de vida relacionados.

Las técnicas utilizadas para evitar el malestar incluían decirles a otras personas sobre las intenciones y los fundamentos de una persona antes de perder peso.

Los participantes del estudio también informaron haber tomado medidas para ocultar el alcance de sus cambios en el estilo de vida, como comer porciones más pequeñas de comidas poco saludables en reuniones familiares, aceptar comida de la gente pero no comerla (por ejemplo, tomar un pedazo de pastel en una fiesta de cumpleaños de la oficina diciendo que lo comerán más tarde), o el tener  su “día trampa” para una noche con los amigos y comer alimentos con calorías solo en ese momento.

En resumen las técnicas utilizadas por los participantes del estudio eran usadas para mitigar la incomodidad de los comentarios de sus amigos o familiares acerca de la pérdida de su peso.

“Los participantes en el estudio hicieron  todo lo posible para dejar claro que no estaban juzgando las opciones de otras personas”, dijo Romo.

“En general,  nuestro estudio destaca cómo las relaciones son importantes para hacer cambios sostenibles en el estilo de vida – y la importancia de la comunicación en cómo navegar esas relaciones”,  concluyó  Romo.

Fuente:  Journal Health Communication:  “An Examination of How People Who Have Lost Weight Communicatively Negotiate Interpersonal Challenges to Weight Management.”

 

Deja un comentario